.
.

De la Cumbre de Minsk al alto el fuego en Ucrania


Enlace permanente de imagen incrustada

Ainara Guerra Fernández – 13/02/15

Dieciséis horas estuvieron reunidos los líderes de Francia, Rusia, Alemania y Ucrania en una cumbre que comenzó el miércoles y acabó el jueves. El objetivo: encontrar un acuerdo para la complicada situación que actualmente existe en el Este de Ucrania. Finalmente, Vladimir Putin anunció un alto el fuego en la zona de combate para el próximo quince de febrero, así como la retirada de todo el armamento pesado en los próximos catorce días. A cambio, el Parlamento de Kiev cuenta con un mes para aprobar una ley que otorgue un estatus especial a Donetsk y Lugansk.

La larga negociación entre las partes reunidas en Minsk ha culminado en la firma de un documento, denominado ‘Paquete de medidas para la implementación de los acuerdos de Minsk’, que estipulaba una tregua en Donetsk y Lugansk a partir del catorce de febrero, aunque finalmente será a partir del quince de este mes. Junto a la retirada del armamento pesado, también encontramos en el documento la promesa de crear una zona desmilitarizada. La totalidad de las partes han acordado que Kiev controlará su frontera con Rusia para finales de 2015, una zona por la que los separatistas recibían ayuda militar y económica. Además, según el líder ucraniano se ha acordado la liberación de todos los «rehenes» durante los próximos 19 días.

Disparidad de opiniones

Las medidas del documento se anunciaron después de que Poroshenko, el líder ucraniano, crease un ambiente de pesimismo en una pausa de la reunión al afirmar que “no hay buenas noticias” y denunciar los términos “inaceptables de la parte rusa“. Muy diferente se situaba Hollande, quien admitió que “ha sido un alivio para Europa y una esperanza para Ucrania“, en relación al acuerdo entre los líderes europeos. Por su parte, Putin afirmaba de manera eclética que habían llegado “a un acuerdo sobre lo importante“.

En la calle la situación es muy diferente. Según afirmó la agencia rusa Tass, los líderes separatistas Alexander Sajarchenko e Igor Plotniki se habían negado a firmar el acuerdo que previamente habían preparado los participantes de la cumbre.

Diplomacia entre bombardeos

Existen dos zonas estratégicas en Donetsk en las que se ha producido un recrudecimiento de las hostilidades: en la ciudad de Kramatorsk, y al sur, en Mariúpol, ciudad costera en el mar de Azov.

Kramatorsk, en territorio controlado por el Gobierno de Kiev desde el pasado verano, fue bombardeada con misiles que cayeron en el cuartel del mando de la “operación antiterrorista” (en terminología de Kiev), en el aeropuerto y también en barrios residenciales de la ciudad. El resultado, según los datos ucranios, fueron 15 muertos, entre civiles y militares. Este ataque ha reavivado la violencia en una ciudad que se consideraba ya zona segura en plena reconstrucción.

En Mariúpol las tropas leales a Kiev emprendieron una contraofensiva encabezada por el batallón regional de voluntarios Azov y con participación de la Guardia Nacional de Ucrania. En el avance desde Mariúpol hacia Novoazovsk (cerca de la frontera con Rusia) los ucranios consiguieron conquistar cuatro localidades vecinas. Según Alexader Turchínov, el secretario del Consejo Nacional de Seguridad y Defensa, se habría asegurado así la defensa de la población civil de Mariúpol.

Conflicto Ucrania

Conflicto en el este de Ucrania / Fuente: El País

ampliar fotoMientras las hostilidades se intensificaban en estas zonas, la situación continuaba tensa en Debáltsevo, importante núcleo ferroviario entre Donetsk y Lugansk. Los insurgentes aseguraban que habían cortado el acceso al suministro de los ucranios cercados, mientras los representantes de Kiev lo niegan.

Del este de Europa al Mediterráneo

Dentro de las filas de ambas partes del conflicto, podemos encontrar franceses, serbios, suecos o españoles, entre otras muchas nacionalidades. Muy diferentes son las motivaciones que les impulsan a coger un arma, como las que se remontan a las guerras en la ex Yugoslavia o a la Guerra Civil Española de los 30.

A los rebeldes prorrusos ucranianos les gusta exaltar la figura de sus combatientes extranjeros, presentándolos como Brigadas Internacionales modernas que enfrentan el “fascismo”. Para dos luchadores de izquierda españoles, el conflicto en el este de Ucrania representa una oportunidad de devolver un favor histórico. Se unen a los rebeldes en reconocimiento del apoyo de la Unión Soviética a la causa republicana en la Guerra Civil Española. Así mismo, hay informes sobre españoles combatiendo del lado del gobierno ucraniano, según un artículo aparecido en el Kyiv Post.

Rusia niega que se suministre armamento a los rebeldes separatistas, mientras que EE.UU. admitió que solo se discutiría el envío de armamento a las fuerzas ucranianas si la cumbre fracasaba. No obstante, el Pentágono ha anunciado este miércoles que enviará a un batallón (unos 600 soldados) a Ucrania para entrenar a tropas locales y mejorar su capacidad de defenderse de ataques de artillería de los separatistas.

Desde que se inició en abril de 2014, el conflicto en el este ucraniano ha dejado 5.200 muertes, entre las que encontramos las de seis civiles que perecieron a pocas horas de comenzar la Cumbre como consecuencia de un ataque de artillería atribuido por los insurgentes a las fuerzas leales a Kiev. Durante diez largos meses, ha existido una auténtica guerra en el seno de Europa, que puede llegar a su desenlace si las partes de la Cumbre cumplen con lo establecido, y si los combatientes están dispuestos seguirles para poner fin a uno de los primeros capítulos bélicos del siglo XXI europeo.

Fuente de la imagen: twitter




One thought on “De la Cumbre de Minsk al alto el fuego en Ucrania

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.