.
.

El dinero mundial, al descubierto


Sergio Rupérez – Zaragoza – 13/2/2015

La Lista Falciani, desvelada por un ex informativo del banco HSBC, muestra datos de más de 100.000 clientes que utilizaban la entidad para evadir impuestos. Un Consocio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) junto al diario francés Le Monde han publicado ahora los nombres de los evasores tras una larga investigación.

El ex informático franco-italiano, Hervé Falciani, filtró a las autoridades, hace ahora siete años, los datos de más de 100.000 clientes de la filial suiza del banco HSBC (Hong Kong Shanghai Bank) que hacían uso de la entidad supuestamente para evitar pagar impuestos.

Después de una investigación minuciosa, el diario francés Le Monde, junto al denominado Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), ha publicado al fin los datos de miles de clientes, entre los que se encuentran deportistas, grandes empresarios, famosos e incluso jueces.

En España, el diario digital, El Confidencial, y la cadena de televisión, La Sexta, han sido los medios de comunicación elegidos para difundir la lista en exclusiva que, con el transcurso de las semanas, seguirá marcando la actualidad informativa.

Una filtración mundial

La ‘lista Falciani’ pone de manifiesto que buena parte de los países del mundo están representados en la carrera por la evasión fiscal. España, el decimosegundo Estado por número de clientes de la entidad que aparecen en la lista, tiene hasta 2694 usuarios de cuentas en el HSBC ginebrino.

Entre los nombres que aparecen en la lista destacan personalidades como el banquero español, recientemente fallecido, Emilio Botin, que uso sociedades en Islas Vírgenes y Panamá, para disfrazar su dinero, el rey de Marruecos, Mohamed VI, que contaba con hasta 9,1 millones de euros depositados, el futbolista uruguayo Diego Forlán, con 1,4 millones de euros, la modelo australiana Elle MacPherson, con hasta 12 millones de euros y el cantante británico David Bowie con 3,9 millones de euros.

Además de distintos personajes del mundo bancario, cultural y deportivo, en la lista también aparecen nombres de personas vinculadas a la Casa Real Española, religiosos, integrantes del mundo de la judicatura e incluso fundadores de medios. La familia Prado, descendiente del valido real Miguel Prado y Colón de Carvajal, y ligada a la monarquía española, también se incluye en la lista junto a las religiosas de San José de Gerona, que tuvieron hasta 2,7 millones de euros en Suiza, y al abogado que destapó los papeles de Bárcenas y ex diputado del PP, Jorge Trias.

Por otro lado, también destaca en la lista la familia Luca de Tena, fundadora del diario español ABC, que, según los datos publicados, acumulaba en el país helvético hasta 1,33 millones de dólares entre 2006 y 2007.

Hay que puntualizar, eso sí, que la existencia de cuentas en Suiza no implica obligatoriamente evasión fiscal y por tanto no constituye un delito como tal. De hecho, en la lista aparecen nombres como el del piloto español Fernando Alonso, que vivía en Suiza cuando era propietario de dicha cuenta, y cuya situación fiscal , según sus asesores legales, “ha estado y está en regla”.

La lupa de Hacienda

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha salido al paso tras la publicación de la famosa lista. Según Montoro, “’la Lista Falciani’ es un aperitivo de lo que tenemos en Hacienda”, una afirmación que el ministro realizó durante la presentación de la recaudación contra el fraude fiscal, que asciende a 12.300 millones de euros, “la mayor de la historia”, según el Ministerio.

Durante la reunión Montoro hizo referencia a las filtraciones de Falciani en varias ocasiones. “Todo lo que está apareciendo es de la legislatura anterior, es un asunto antiguo y, si les parece interesante, pues imagínense lo que hay ahora después de lo que se ha hecho en España en esta legislatura; todo lo que están viendo es como el aperitivo de lo que está en los ordenadores de la Agencia Tributaria” afirmó Montoro quitándole importancia.

Las actividades antifraude del Ministerio se han visto envueltas eso si en polémica por las amenazas del ministro a medios de comunicación, actores e incluso diputados sobre su situación fiscal, dando pie incluso a un toque de atención desde la propia Moncloa.

Transparencia y buen hacer

La publicación de los nombres de miles de clientes de la filial suiza del banco HSBC ha puesto en evidencia que existe una gran cantidad de personas que trasladan su dinero a los conocidos como paraísos fiscales. Si bien es cierto que contar con una cuenta en Suiza no te convierte en delincuente, si que alimenta las sospechas de fraude, y además contribuye a generar indignación en la opinión pública.

Dejando a un lado el mayor o menor patriotismo que suscitan estas actividades fiscales transnacionales, lo que está claro es que en un tiempo marcado por la profunda crisis económica y las duras medidas de ajuste para el conjunto de la sociedad, no es de recibo que exista una clase privilegiada que, no solo no sufra los efectos de la recesión, sino que además cuente con ventajas y consiga beneficiarse.

Las sociedades modernas deben apostar por la transparencia y la persecución del fraude y la corrupción a nivel global para impedir, o al menos aminorar, las operaciones fraudulentas. Hay que reconocer el trabajo realizado por Falciani, en colaboración con periodistas de todo el mundo y la Justicia internacional, pero debemos reclamar, pese a todo, que las medidas para evitar estas situaciones impropias de los Estados democráticos y de Derecho sean puestas en marcha por los distintos gobiernos mundiales para no jugárselo todo a la iniciativa anónima. Solo así conseguiremos reducir esta lacra intolerable que marca nuestros días.

 

Fuente de la imagen: Liberation



Blogger Redactor en Madeinzaragoza, OcioUrbanoZaragoza y ScennicMagazine. También en TempusFugitNews. Periodista en construcción...


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.