.
.

El luto argentino


Ainara Guerra Fernández – 20/02/15

El pasado miércoles 18 de febrero las calles de Buenos Aires se llenaron de manifestantes, para rendir un homenaje a la memoria de Alberto Nisman, que apareció muerto en su casa una madrugada de enero, con un tiro en la cabeza.

La popularidad de la Presidenta argentina yace bajo tierra. Sobre ella, como si de tierra se tratase, su imputación por el caso AMIA. La lápida que corona el entierro: el enigmático caso Nisman. Los invitados a este evento: nadie, ya que los argentinos se están manifestando en Buenos Aires.

Cristina Fernández admitió en una carta en Facebook que prácticamente le habían echado el cadáver de Nisman sobre la mesa. Realmente, Nisman ya descansa en paz, es su propósito de tener el final de su mandato despejado lo que yace sobre su escritorio, alargando sus últimos alientos. El miércoles pasado, miles de personas recorrieron las calles porteñas, un mes después de la muerte del fiscal que decidió interrogar a la Presidenta argentina por su imputación por encubrimiento.

Para entender las razones de por qué colmaron las calles los argentinos, tenemos que examinar un thriller de tres capítulos. El primero emergió el 14 de enero cuando el fiscal Alberto Nisman denunció, a la mandataria argentina, Cristina Elisabet Fernández de Kirchner, y al canciller, Héctor Timerman, de negociar un presunto “acuerdo de impunidad” para “encubrir a los autores iraníes del atentado a la AMIA“, que causó la muerte de 85 personas en 1994. El segundo capítulo se publicó el 18 de enero cuando el fiscal Alberto Nisman apareció muerto en su apartamento con un tiro en la cabeza. El tercer capítulo, pero no por ello tiene que ser el último, ha sido la imputación de la Presidenta por parte del Fiscal que ha sustituido al difunto.

Las calles porteñas en silencio

Los argentinos toman parte de esta historia, convirtiéndose en un mar de masas que invade las calles de Buenos Aires. La fuerte lluvia no les paró, y como hongkoneses en la revolución de los paraguas, cogieron este instrumento y se unieron todos por una causa: homenajear la memoria de Alberto Nisman, tal y como lo expresaba su viuda en la primera línea de la manifestación. Con ella se encontraban sus hijas, y varios fiscales con una pancarta en la que se podía leer: “Homenaje a Nisman, marcha del Silencio“. La protesta partió del Congreso y terminó en la sede de la Unidad Fiscal AMIA, donde trabajaba Nisman, en la plaza de Mayo, a pocos metros de la Casa Rosada, sede del Gobierno argentino. La marcha ha contado con réplicas en otras ciudades de Argentina y el exterior.

“Historia pesada, dura y muy sórdida”

La madrugada del 18 de enero Alberto Nisman apareció muerto en su exclusivo piso de Buenos Aires. Aunque la fiscal del caso, Viviana Fein y la Presidenta, se inclinan por la hipótesis de que Nisman se habría suicidado, muchos argentinos lo ponen en duda y opinan que alguien lo instigó a quitarse la vida o, directamente, lo asesinaron.

A favor de la hipótesis del suicidio encontramos datos como la vigilancia del edificio, con control de ingresos y salidas; las puertas del piso cerradas por dentro; el impacto y trayectoria de la bala, o el cadáver bloqueando la puerta del baño, según las investigaciones. Sin embargo, en opinión de los detectives, juegan en contra de esa posibilidad la nota manuscrita que Nisman había dejado a la empleada doméstica, con instrucciones para la compra al día siguiente. “Nadie que se va a matar y encarga la compra“, dicen. Y la ausencia de rastros de pólvora en las manos, una prueba habitual para establecer si alguien engatilló un arma.

Además, en las pruebas realizadas de muestras de pistola, casquillos y ropa se ha hallado un perfil genético diferente al de Alberto Nisman, lo que supondría una señal en contra de que en la muerte del fiscal no participaron terceros, aunque es cierto que la pistola fue prestada a petición del fiscal para “su seguridad personal”. ‘En el caso Nisman hay una historia pesada, dura y muy sórdida’, así lo expresó Cristina Kirchner en Facebook, dos días después de la muerte del fiscal.

El heredero de Nisman

El puesto de Alberto Nisman ahora lo ocupa Gerardo Pollicita, el fiscal a cargo de la denuncia que inició Nisman contra la Presidenta por encubrimiento de terroristas. La diferencia entre ambos es que Nisman solicitó interrogar a Cristina Fernández, mientras que Pollicita no. Por ello, todavía está lejos de ser procesada. Casualidades de la vida, Pollicita trabajó durante un tiempo como fiscal federal a las órdenes de Santiago Blanco, uno de los personajes que está cobrando protagonismo en el caso Nisman por ser el letrado que representa a Antonio “Jaime” Stiusso. Se trata del ex agente de los servicios secretos al que el Gobierno responsabiliza de la muerte del fiscal y cuya declaración como testigo en el caso está prevista para los próximos días. Pollicita lleva varias semanas dedicadas a las 290 páginas que Nisman escribió en los últimos once años acerca de atentado contra la mutua judía.

¿Guardará también el luto por su popularidad?

“Ya nada es como era. Un gobierno asediado por su pasado está ahora en lugar del que todavía, a principios de enero, conservaba la iniciativa política. El proyecto del cristinismo de retener un significativo poder después del final de su mandato vacila también dramáticamente. Un gobierno desesperado sucedió, en fin, al que hasta hace poco se pavoneaba con su capacidad para organizar la política a su antojo. No fue el fiscal Nisman el arquitecto de semejante derrumbe”, admite Joaquín Morales Solá para Infolatam.

Mientras la viuda de Nisman mantiene un riguroso luto, hace ya tiempo que Cristina Fernández quito el negro de sus vestimentas. ¿Guardará a partir de ahora luto por su popularidad como Presidenta? Si el fin de su candidatura se había vuelto delicado con la muerte de Nisman, su imputación sobre el caso AMIA ha provocado que salir del túnel sea mucho más difícil. A la salida de este le esperan los argentinos, que rompieron el silencio de la lluvia, para gritar: “¡Justicia!”.

Fuente de la imagen: www.clarin.com




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.