.
.

El terror irrumpe en la tranquila Dinamarca


 atentado dinamarca

Sergio Rupérez – Zaragoza – 20/02/2015

El pasado fin de semana se produjeron dos tiroteos en un centro cultural y junto a una sinagoga de la ciudad danesa de Copenhague, causando dos muertos y cinco heridos. El autor del doble atentado, un islamista danés de 22 años llamado Omar Abdelhamid el Hussein, estaba siendo investigado desde hace años por los servicios de inteligencia de Dinamarca.

La ciudad de Copenhague se vio sorprendida el pasado fin de semana por un doble atentado terrorista que acabo con la vida dos personas y que hirió a otras cinco.

El primero de los tiroteos se produjo el sábado en un centro cultural de la capital danesa en el que se homenajeaba al semanario satírico francés Charlie Hebdo, víctima un mes atrás de la brutalidad islamista. Aún sumida en la conmoción del primer ataque, la ciudad sufrió el domingo de madrugada un segundo atentado, esta vez junto a una sinagoga de la urbe.

Terror en Copenhague

El pasado sábado se celebraba en el centro cultural de Krudttonden, al norte de Copenhague, un coloquio sobre la libertad de expresión y la blasfemia que incluía la visita de Lars Vilks, polémico ilustrador sueco, autor de varias caricaturas de Mahoma, y del embajador francés en Dinamarca. El debate incluía además un homenaje al semanario satírico francés Charlie Hebdo que hace apenas un mes sufrió un terrible atentado que acabo con la vida de 12 personas, la mayoría integrantes de la redacción.

Durante el transcurso del acto, un hombre disparó por la puerta y las ventanas del complejo hiriendo a un policía y a dos agentes del servicio de seguridad del edificio y asesinando a un civil de alrededor de 40 años. El terrorista escapó en un coche que sería localizado poco después por las fuerzas de seguridad danesas.

El atentado no es casual, según apuntaba la periodista Helle Merete Brix, una de las organizadoras del evento cultural donde se produjo el primero de los tiroteos. Según ella, el objetivo de los terroristas era el ilustrador Lars Vilks, que desde la publicación de las caricaturas de Mahoma en el diario danés Jyllands-Posten, había sido amenazado de muerte y contaba con protección policial.

Pero el terror no acabó ahí, el domingo, de madrugada, el mismo terrorista mató a un joven judío delante de una sinagoga del barrio de Nørrebro e hirió a dos agentes de policía.

Reacciones al atentado

Tras el doble atentado, las reacciones no se han hecho esperar. La primera ministra danesa, Helle Thorning-Schmidt, tildó el acto de “terrorista” y también lo calificó como un “acto cínico de violencia”. Por otro lado, el alcalde de Copenhague, Frank Jensen afirmó estar “consternado” y “profundamente preocupado” por el atentado asegurando que sus pensamientos “están con los afectados y sus familiares”.

En el apartado internacional, los mensajes de condolencia tampoco cesaron. El presidente de la República francesa, François Hollande, expresó a las autoridades danesas que cuentan con la “plena solidaridad de Francia”. El primer ministro francés, Manuel Valls, también se solidarizó y escribió en su Twitter: “La libertad ha sido atacada en Copenhague. Solidaridad con los Daneses. (El ministro del Interior) Bernard Cazeneuve se dirige al lugar. Francia no se rendirá”.

Desde Europa, la Comisión y la máxima responsable de política exterior, Federica Mogherini, también expresaron su condena del atentado. “Deploramos el crimen de hoy en Copenhague que ha costado la vida de al menos un ciudadano. Una sola vida ya es demasiado. Nuestros pensamientos están con las víctimas y sus familias” afirmaron, para concluir después: Europa se une a Dinamarca en su defensa de la libertad de diálogo y de expresión. Europa no será intimidada”.

En España, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, condenó el “cobarde” y “cruel” acto terrorista cometido en el país danés y además ofreció “toda la colaboración”, tanto del Gobierno, como de fuerzas de seguridad españolas. Desde el PSOE, condenaron el atentado y destacaron que “la unidad de los demócratas prevalecerá sobre el fanatismo

El terrorismo islamista, una amenaza global

El atentado ocurrido en Copenhague evidencia que el problema del terrorismo radical de corte islamista es ya una amenaza que afecta a todo el ámbito internacional. Tras los sangrientos atentados de París, ocurridos semanas atrás, que volvieron a sumir a Europa en una paranoia colectiva, el nuevo golpe de efecto del islamismo radical vuelve a despertar los fantasmas de la inseguridad en el viejo continente.

Está claro que deben extremarse las medidas de seguridad ante un nuevo tipo de terrorismo profesionalizado y distinto al que los países europeos estaban acostumbrados décadas atrás. Para ello es necesario unir fuerzas entre países, llegando a acuerdos internos en cada uno de los territorios, como el llevado a cabo en España recientemente, que puedan poner coto al crecimiento paulatino de nuevas células.

No ha de olvidarse, eso sí, que la libertad de los ciudadanos europeos no debe ser en ningún caso violada ni cuestionada, y por tanto se deberán vigilar al milímetro las medidas que se puedan poner en marcha para no alimentar extremismos penales ni contribuir a la xenofobia, ya de por si cada vez más extendida en Europa.

Con decisión y sentido común, los líderes europeos pueden elaborar una ofensiva democrática que acabe por terminar con una grave amenaza que se cierne sobre el continente y que, por ahora, no muestra signos de desaparecer.

Fuente de la iamgen: El Espectador



Blogger Redactor en Madeinzaragoza, OcioUrbanoZaragoza y ScennicMagazine. También en TempusFugitNews. Periodista en construcción...


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.