.
.

Iglesias irrumpe en la cuna del capitalismo


Imagen del artículo

Luis Alejandro Pérez – Madrid 20/02/2015

Pablo Iglesias está ‘de tour’ por las entrañas del liberalismo económico (EE.UU). Busca inspiración en tierras de excesos y grandes recesiones, con la intención de nutrir su programa económico de rescate a la ciudadanía y fin de las políticas de austeridad. A continuación, puedes repasar los momentos más destacados de su aventura por Nueva York.

Ante la mirada de la periodista Michelle Caruso-Cabrera y con un acento inglés perfectible (aunque eficiente), la cara del líder de Podemos apareció en todas las televisiones norteamericanas acompañado del rótulo Who is Pablo Iglesias?. Estaba concediendo una entrevista para la cadena CNBC, especializada en información económica. “¿Esta usted preparado para ser el próximo Presidente español?” preguntó la entrevistadora. La respuesta fue tajante, “voy a trabajar para que sea así”. Además, Iglesias mandó un mensaje a los lobos de Wall Street: “Decir abiertamente en el corazón del sistema financiero que las cosas se han hecho mal es un honor”.

La periodista internacionalista, en el devenir del programa, explicó detalladamente las diferencias entre España y EE.UU., haciendo referencia a aspectos como el impago de una hipoteca. “A pesar de que ambos países sufrieron la burbuja inmobiliaria, en España no existe la dación en pago, por la que el titular puede devolver la casa y cancelar su pago”. Tampoco faltaron halagos para el hombre de moda en España, “Pablo Iglesias es un tipo extremadamente listo y articulado”, detalló Michelle.

Amor-odio al pueblo norteamericano

Otra de sus destinos fue la CUNY (Escuela de Posgrado de la Universidad de la Ciudad de Nueva York, según sus siglas en inglés). Allí recitó un discurso ante la atenta mirada de jóvenes, la mayoría españoles, que abarrotaron la sala habilitada para unas 400 personas. Arrancó su discurso, paradójicamente, halagando a los ídolos del país (Humphrey Bogart, Abraham Lincoln, Rosa Parks…), para más tarde lanzar las propias agujas de Adam Smith contra lo que se denomina “El Partido de Wall Street”, que según Iglesias, está militado por Merkel, el BCE y el FMI: lo que viene a ser para el coletas, el partido de los ladrones. El evento contó con Amy Goodman, periodista de Democracy Now!, que tomó las riendas del acontecimiento. “El hombre ahí sentado puede ser el próximo presidente de España”, dijo, señalando a Pablo Iglesias. “El que diga que no es posible, que mire lo que pasó en Grecia”, sostuvo.

Velando por la patria en Queens

Aplausos y más aplausos recibió Iglesias en el Círculo Español de Astoria, Queens. La sala estaba llena de compatriotas deseosos de escuchar sus palabras. Criticó, entre otras cosas, la falta de afecto de los demás líderes españoles. Según Pablo Iglesias, muchos políticos vienen a Nueva York a vivir el sueño americano: celebrar conmemoraciones históricas, tratar de salir en una foto con Barack Obama o reunirse con inversores de Wall Street. “Hay periodistas aquí, y estoy seguro de que saben que cuando vienen Mariano Rajoy o Pedro Sánchez a Nueva York, no viene la gente a escucharles”.

No obstante, no todo quedó en ovaciones; algunos de los presentes, a pesar de ser jóvenes, no parecían muy convencidos. Un estudiante mallorquín entrevistado a la salida del acto, sostuvo que el discurso del líder de Podemos era repetitivo y carente de claridad. Por añadidura, dijo que no se ha hecho mención del ‘caso Monedero’, aunque fuera por simple cuestión estética.

Stiglitz recarga las pilas de Iglesias

Una de las principales pretensiones de la visita a EE.UU. era, sin duda, la entrevista con el Nobel de Economía Joseph Stiglitz. El economista de Indiana, crítico habitual de la globalización y las políticas abusivas de Alemania sobre Europa, entre otras cosas, energizó la actitud de Iglesias. “Salgo con las pilas cargadas. Me quedo con un comentario del profesor Stiglitz, que la comunidad mundial de economistas no defiende la austeridad, que nuestros problemas son la deuda, el desempleo y la desigualdad, y que hay que hacer políticas que incentiven la demanda. Una reunión como esta nos refuerza en nuestros planteamientos”, declaró. Iglesias pretende aprovechar al máximo su primer viaje a Nueva York, para así dar credibilidad y brío a su programa económico. “Podemos se inspira en las ideas de los mejores, como Stiglitz. Es interesante comparar las diferencias entre la actuación de la Reserva Federal, que ha comprado deuda para resucitar la economía, y el Banco Central Europeo, que sólo ha respondido a las exigencias de los grupos de presión financieros. El BCE debería parecerse más a la Reserva Federal”.

Debe ser un tanto hilarante, desde el punto de vista de los norteamericanos, observar a un señor con coleta que viene del más allá. Y digo “más allá”, porque a los norteamericanos no se les da muy bien eso de situar en el mapa, sobre todo cuando se trata de Europa; parece que no haya vida más allá de sus fronteras… De cualquier forma, Pablo Iglesias parece llevar de perlas su liderazgo en las encuestas, y que menos que un paseíto por la cuna del capitalismo para darse a conocer. Aunque, a decir verdad, pese a que los estadounidenses desconocen quién es Pablo Iglesias, tampoco es que los españoles lo tengamos tan claro. Lo que empezó siendo una segregación, a mi parecer innecesaria, de Izquierda Unida, se ha convertido en un supuesto paso al centro, algo que los creadores de su programa económico parecen no ratificar. Por si fuera poco, tenemos a Monedero, cuyo apellido, que podría pasar por metonimia, lo dice todo. Y bueno, que Tania Sánchez cambie tan rápido de parecer no sé a que se deberá… ( o quizá sí…). Podemos es duda, incertidumbre y vacilación; y lo mío no es critica ni juicio: no puedo juzgar, por mucho que me genere desconcierto, a aquellos que amenazan a quiénes se asientan actualmente en el poder.

Fuente de la imagen: www.revistavanityfair.es




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.