.
.

La idea de Europa


Opinion MIKEL

Mikel Marlasca Marín – Madrid 20/02/2015

Esta semana, por motivos académicos, llegaba a mi una obra de la que largo y tendido había oído hablar, pero de la que aun no había tenido tiempo de disfrutar, se trata de la Pan-Europa de Kalergi. Esta obra, escrita a comienzos del siglo pasado por el filosofo austrohúngaro, describe con asombrosa claridad el problema atemporal de una Europa aparentemente incapaz de encontrarse a sí misma.

Kalergi nos habla de una Europa siempre desunida, más preocupada de aquello que atañe a los estados a un nivel nacional que de la cuestión europea en sí misma. Describe una Europa donde los recelos de unos estados hacia otros hacen complicada su progresiva unión, sin la cual no tendrán salvación posible en un mundo cada vez más pequeño pero a la vez más competitivo.

Si bien desde la publicación del texto el proceso de integración europeo ha avanzado considerablemente (Parlamento Europeo, moneda común, Comisión Europa, Servicio de Acción Exterior Europeo etc.), los problemas del pasado persisten en el presente, no hemos conseguido salvar el obstáculo de los ejes norte y sur referente a los ritmos económicos e idiosincrasias de cada región.

Kalergi ya nos advertía afirmando que “la mezquindad y el espíritu rencoroso de la política europea serán el hazmerreir del mundo”, y aun así parece que no le prestamos la atención suficiente. La incomprensión de los denominados estados nórdicos (Finlandia, Alemania, Holanda…) hacía la precaria situación económica y social de los malintencionadamente llamados P.I.G.S. (Portugal, Irlanda, Grecia y España) esta causando una fractura que corre el peligro de enconarse y ser semilla de conflictos futuros. El ejemplo de Grecia es el más evidente de todos, un Estado en severa situación de crisis económica, con un estado de bienestar de características tercermundistas e incapaz de vislumbrar su propia recuperación. Ante una situación tal, cualquier europeista convencido sin duda sentiría empatía con la situación de nuestro hermano heleno, sin embargo, parece ser que la cuestión económica (la cuestión social de nuestro siglo) es más fuerte que nuestras convicciones de integración europeas.

Alemania, parte del eje vertebral del proceso integrador europeo, parece anteponer la cuestión económica frente a pura razón lógica de la ayuda al prójimo. El mayor ejemplo de esta política antieuropea encuentra su encarnación en la austeridad, que si bien es un termino con significado necesario, ha sido llevado a un extremo tal que ha supuesto el tapón a las vías respiratorias de la economía helena, y en su conjunto mediterránea.

La situación geopolítica actual no permite a nadie aleccionar a una perdida Alemania, que ostenta un control sobre las instituciones europeas sin parangón. Por ello es necesario que surja desde la propia Alemania el sentimiento de equivocación y su posterior enmendación de los errores cometidos. Es necesario resucitar ese sentimiento paneuropeo del que nos hablaba Kalergi, con una Europa unida, capaz de llegar a lo más alto del panorama internacional, solo si finalmente consigue estar unida

Es por ello que queda constatado, que el mal que sufre Europa resulta ser algo atemporal, una división férreamente sujeta a nuestra historia, que requiere de una cura a la mayor brevedad si no queremos terminar como los anteriores proyectos de integración terminaron. No podemos volver a ser un Imperio Romano disuelto, ni tampoco un Imperio Napoleónico desmembrado, debemos ser ese gran estado con el que tanto soñamos, debemos ser la Pan Europa de Kalergi.



Estudiante de 2º de Derecho y Relaciones Internacionales en la Universidad Antonio de Nebrija. También es miembro y colaborador del Club de Debate Nebrija, ha ganado el premio al mejor orador en la VII Liga de Debate San Francisco Javier (UNIJES) en la Universidad Pontificia de Comillas. Fue finalista del II Torneo de Debate Nebrija y Juez de Competencia de Discursos en la tercera edición del Campeonato Mundial de Debate en Español (CMUDE). Fue director de Fotografía del cortometraje 'Enarmonía', Finalista del XV festival de Cortometrajes ADN.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.