.
.

La inconstitucionalidad de la independencia


Miguel Ángel Rodríguez Rodríguez – Madrid 27/02/2015

El tribunal Constitucional ha declarado inconstitucional, por unanimidad, dos de los preceptos de la ley de consultas catalanas. Esta ley fue el principal apoyo en el que se basó Artur Mas para convocar la consulta catalanista el pasado 9 de noviembre.

El pasado 29 de septiembre, el Gobierno de Mariano Rajoy presentó varios recursos de inconstitucionalidad contra la ley de consultas, que había sido aprobada por el Parlamento Catalán y contra el decreto de convocatoria del referéndum de soberanía que se tenía previsto celebrar el 9 de noviembre del pasado año. El Constitucional aceptó a trámite el recurso contra los artículos que versaban sobre las consultas referendarias y sobre las reglas de las comisiones de seguimiento, así como el recurso contra el decreto de convocatoria del referéndum. Esto supuso que Artur Mas cambiase su estrategia y estableciese un proceso de participación para el mismo día, un asunto que aún tiene que resolver el propio tribunal.

Duelo entre Rajoy y Mas

El tribunal Constitucional ha aclarado en la sentencia que la convocatoria de consultas populares por vía de referéndum es una competencia exclusiva del Estado. Mariano Rajoy, siguiendo esta misma línea, comentó el pasado miércoles, en el debate del estado de la nación, la importancia de que los gobernantes no se desvíen de la ley y respeten los derechos de todos los ciudadanos.

El presidente de la Generalitat, por su parte, ha lamentado la sentencia dictada por el Constitucional. Sin embargo, Mas no ve esto como un fin de las aspiraciones soberanistas de Cataluña. “Solo nos dejan un camino al pueblo de Catalunya, que son las elecciones”. Con este aviso de unas elecciones plebiscitarias por el horizonte, Mas ha asegurado que lo ideal hubiese sido poder pactar con el gobierno central un referéndum. En el gobierno catalán todos apoyan la idea de que la elección del pueblo catalán ya se hizo el 9-N y eso es algo que ninguna sentencia podrá cambiar.

Reacciones a la sentencia

La sentencia del tribunal Constitucional ha sido celebrada por los diputados del PP mediante aplausos durante el discurso, en el estado de la nación el pasado miércoles, de Alfred Bosch, portavoz en el Congreso de ERC. “Ustedes aplauden esto, que declaren ilegal el acto con el que 2,3 millones de ciudadanos fueron a votar sí o no a la independencia”, les ha echado en cara el republicano.

Las alusiones al tema de Cataluña han estado presentes durante todo el pasado miercoles en los discursos de los políticos españoles. Los distintos grupos de la oposición han querido opinar acerca de esta decisión tan trascendental para el futuro de Cataluña. El PSOE se ha mostrado de acuerdo con la sentencia y ha querido acercase a los catalanistas en un gusto conciliador de su portavoz, Antonio Hernando, que ha recalcado la necesidad de encontrar una solución política al problema.

Ciudadanos y UPyD, consideran que la sentencia deja las cosas claras y muestra algo que todos los españoles ya sabíamos, que las cosas en Cataluña no se estaban haciendo bien. El grupo de CiU en el Congreso ha opinado todo lo contrario, que no se están dando respuestas a un problema de la ciudadanía.

La cuestión catalana queda ahora aplazada hasta el 27 de septiembre, cuando se celebren las elecciones autonómicas, otra fecha que será clave para el futuro de Cataluya, junto con la del 9-N. Unas elecciones que podrían determinar la configuración territorial de España. Pero, por el momento, Cataluña tiene el mismo problema que el poeta francés Paul Verlaine cuando dijo: “La independencia siempre fue mi deseo, la dependencia siempre fue mi destino”.

Fuente de la imagen: www.elconfidencial.com




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.