.
.

Una 87ª edición de los Oscar dedicada a los pájaros de Birdman


Öscar Birdman

Alicia Magdaleno Castaño – Madrid 27/02/2015

A pesar de que algunos dicen que esta gala ha sido más aburrida de lo esperado, algunos de los momentos vividos durante la noche son dignos de ser recordados, también destacando el triunfo absoluto de la película Birdman, la cual conquistó la noche llevándose 4 premios.

Quizás uno de los pocos que creó un ambiente entretenido en esta 87ª edición de los Oscars fue Neil Patrick Harris, quién desde la presentación inicial de la gala supo conquistar a los espectadores con su número musical, aunque quizás luego desconcertó a todos cuando apareció en ropa interior intentando recordar una de las escenas de la película Birdman.

El gran ganador y triunfador de la gala fue Alejandro G. Iñárritu, ganador del Oscar al mejor director, y su película Birdman. Este director mexicano ya había aspirado otra vez al Oscar con su película Babel. En total la película se llevó cuatro Oscars, el ya mencionado al mejor director, y también el Oscar a la mejor película, mejor guión original y mejor fotografía, este último gracias al fotógrafo mexicano Emmanuel Lubezki, quien se lo dedicó a su “extraordinario director” por “su curiosidad, pasión y amistad”. Esta película, que azota la vanidad de las estrellas, se impuso sobre otros grandes filmes como Boyhood, de Richard Liklanter, la cual solamente obtuvo un Oscar, el que premió a Patricia Arquette como mejor actriz de reparto.

Empató en número de estatuillas con la película de Wes Anderson, El hotel de Budapest, quién consiguió los premios técnicos a la mejor banda sonora, diseño de producción, maquillaje y peluquería y mejor vestuario.

El resto de premios fueron repartidos a Julian Moore, premio a la mejor actriz por Siempre Alice, y Eddie Redmayne lo consiguió gracias a La teoría del todo, película en la que encarga al gran Stephen Hawking. Por su parte, J.K. Simons se hizo con el premio al mejor actor secundario por su interpretación en la película Whiplash. El Francotirador ganó un único Oscar como mejor montaje de sonido.

La película de animación que se llevó sorprendentemente el Oscar en esta categoría fue Big Hero 6, al quitarle el protagonismo a la que se pensaba que iba a ser la ganadora, Cómo entrenar a tu dragón 2. La Lego película no llegó ni a clasificarse, pero se la pudo recordar al ver en la gala a estatuillas de los Oscar creadas a imitación de los Lego. Por su parte, el premio a la mejor película en habla no inglesa fue obtenido por Ida, película de Pawel Pawlikowski.

Lo que está claro es que esta gala estuvo dedicada por completo a los pájaros de Alejandro Iñárritu, que consiguió todos los gordos de esta 87ª edición de la gala de los Oscar. Cabe destacar el comentario de su amigo y director Sean Penn, quien le entregó el premio, y el cual al abrir el sobre exclamó: “¿Quién le dio a este cabrón (‘son of a bitch’) la tarjeta de residencia (‘green card’)?”.

Una gala más emotiva que divertida

Al contrario que en ediciones pasadas, no fueron numerosos los famosos “selfies” que tan de moda pusieron las celebrities en la pasada gala. Estos fueron sustituidos con una gala emotiva, que hizo que en numerosas ocasiones los asistentes se emocionaran, se levantaran de sus asientos e incluso se les saltaran las lágrimas.

Unos de los primeros asistentes que se subió al escenario y consiguió emocionar al público fue J.K. Simons, ganador al premio del mejor actor por Whiplash, quien tras dedicarle el premio a su mujer e hijos, pronunció estas palabras: “Llamad a vuestra madre, llamad a vuestro padre. Si tenéis la suerte de que alguno de vuestros padres esté vivo, llamadles. No mandéis un mensaje. No mandéis un e-mail. Llamadles por teléfono. Decidles que les queréis, dadles las gracias, y escuchadles durante todo el tiempo que quieran hablar con vosotros. Gracias, gracias, Papá y Mamá.”

Otra actuación que emocionó, sobre todo a Julie Andrews, fue la de la cantante Lady Gaga interpretando una canción de Sonrisas y lágrimas, película que este año celebra sus bodas de oro. La cantante, que llevaba un largo vestido blanco y cantó acompañada de un coro y una orquesta colocados en el mismo escenario, emocionó al público realizando después una ovación para la gran Julie Andrews, quien posteriormente presentó un premio.

Graham Moore, por su parte, ganador del Oscar al mejor guión adaptado por Descifrando Enigma, se emocionó al recordar que cuando tenía 16 años intentó suicidarse. Explicó que se sentía raro y diferente, sentía que no encajaba en el mundo, y después añadió entre aplausos y ovaciones del público: “Y ahora estoy aquí, y quiero que este momento sea para ese chico que se siente raro y diferente, y que cree que no encaja en ningún sitio. Sí que encajas. Te lo prometo. Sigue siendo raro, sigue siendo diferente hasta que sea tu turno y estés en este mismo escenario y pases el mismo mensaje”

Pawel Pawlikoski, por último, se negó a abandonar el escenario cuando la música anunciaba el final de su discurso. Continuó hablando entre el ruido de la música y su emoción, recordando a sus “amigos polacos que estarán emborrachándose ahora” y a su esposa fallecida. Al fin consiguió que la música cesara y que el público le dedicara una gran ovación.

Numerosas reivindicaciones acompañaron también a la gala

También hubo numerosas reivindicaciones de la mano de Patricia Arquette, Oscar a la mejor actriz, quien pidió la igualdad para todas las mujeres en el mundo laboral y social. Empezó su discurso poniéndose sus gafas y sacando un folio el cual estaba dedicado a las mujeres “que dieron a luz a cada ciudadano de esta nación”, para después pasar a reclamar que se enmendara la ley de los derechos de la mujer. Meryl Streep fue con la que más ganas aplaudió el discurso de la actriz, junto con una entusiasmada Jennifer López.

Julian Moore se esforzó en recordar a las personas que padecen Alzheimer, ya que su papel en Siempre Alice fue el de una doctora que empieza a padecer esta enfermedad. “Hay muchas personas enfermas que se sienten marginadas y aisladas que no están solas, que se merecen que hablemos de ellas y busquemos una cura”,  explicó tras dedicar su premio a su familia y a las personas que padecen esta enfermedad del olvido.

Por último, cabe destacar al rapero Common se hizo con el premio a la mejor canción gracias a Glory, de la película Selma, sobre la vida del activista Martin Luther King y su lucha contra la discriminación. Este recordó el puente de la localidad de Selma que King recorrió durante su marcha contra la discriminación racial. “Ese puente fue un símbolo de una nación dividida, pero ahora es el símbolo del cambio. El espíritu de este puente trasciende la raza, el género, la religión, la orientación sexual y el estatus social”, exclamó el artista. “Este puente se construyó sobre esperanza, se soldó con compasión y se elevó con el amor de todos los seres humanos”, subrayó. También recordó que viven en el país “con más gente encarcelada del mundo”. Este discurso provocó muchas lágrimas en los rostros de los famosos, como Oprah Winfrey.

Fuente: www.elpais.com




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.