.
.

CRÍTICA ‘Samba’: El drama y la comedia de la cruda realidad


 

Belén De Luque – 06/03/2015

De repente, nos enteramos de que Olivier Nakache y Éric Toledano, los directores de ‘Intocable’ han lanzado una nueva película: ‘Samba’, y claro, la curiosidad es ineludible.

Entonces, nos sumergimos en la historia de Samba Cissé –interpretado por Omar Sy-, que a pesar de llevar viviendo diez años en París, no tiene los papeles legales de residencia. Esta situación le ha obligado a trabajar en condiciones precarias para mantener a su familia de Senegal. Su vida puede contemplarse como dura o triste pero por suerte, en ningún momento apela a la pena del espectador o dramatiza en exceso.

Aquí entra en juego el personaje de Charlotte Gainsbourgh, Alice, quien tras una crisis laboral, abandona su empresa y se introduce junto a Manu –Izïa Higelin– en una ONG que ayuda a inmigrantes que se encuentran en la misma tesitura que Samba. Durante los primeros treinta minutos del film, Alice es torpe e incluso inaguantable, sin embargo, es en el momento en el que pierde el control de su ira cuando sufre un brusco arco de transformación. En ese punto, se descubre su inestabilidad y al comprender su comportamiento, se le perdona el resto.

Con la inmigración ilegal como catalizador de la película, se desarrolla una trama cruda, amarga y tremendamente real, que además despierta en el espectador un extraño sentimiento empático. No obstante, ‘Samba’ no deja de ser una historia de amor –y no del pasteloso -. La relación entre los protagonistas navega por situaciones de seducción lenta pero interesante, que aunque parezcan tener un final previsible, la arriesgada falta de química no lo deja tan claro. Sobresale en esta materia, los diálogos naturales que representan el coqueteo de la vida real, no aquel al que nos tienen acostumbrados en el resto de las películas.

‘Samba’ es en definitiva una historia eficaz, con un guión y puesta en escena aceptables y que se consolida fundamentalmente por los personajes, y no sólo los ya nombrados; los secundarios, Manu y Wilson -un amigo de Samba, interpretado por Tahar Rahim– no podrían estar mejor definidos, y potencian la historia. Además, el tío del protagonista, a quien encarna Youngar Fall– aporta diversas escenas valiosas que sirven para entender la dificultad que supone para un inmigrante asentarse en un país europeo, en este caso, Francia.

El film engancha desde un principio y no se hace tedioso. Además, los incontables momentos cómicos hacen de ‘Samba’ un proyecto bastante atractivo. Eso sí, si existe la oportunidad de visionar la película en versión original, adelante, pues el encanto que le da el idioma francés es primordial.

Valoración: 


 

 

Fuente de la imagen: www.acontracorrientefilms.com




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.