.
.

España y la industria del homicidio indirecto


España venta de armas

Luis Alejandro Pérez – 06/03/2015 – Madrid

España es uno de los principales exportadores de armas del planeta. Ha conseguido hacerse con el 3 % de la cuota de mercado mundial mediante la venta, tanto de naves de combate, como de materiales antidisturbios. Además, cuenta con una notable lista de clientes, a los que recientemente se han unido, bajo la candente polémica, países como Venezuela o Arabia Saudí

1.378.5 millones de euros: esa es la cantidad exacta ingresada en el primer semestre de 2014 por la venta de material de defensa. Los propios países de la UE son los consumidores más leales de la oferta española, entre los que destacan Reino Unido, Francia, Alemania e Italia. Durante los últimos años, España ha ocupado el séptimo puesto en el ranking de países vendedores de armas. Según el informe Delás, un documento realizado por el Centro de Estudios por la Paz, las exportaciones relacionadas con material bélico se han multiplicado por un 1,128% desde 2004. El JIMDU (Junta Interministerial Reguladora del Comercio Exterior de Defensa y de Doble Uso), es el organismo encargado de otorgar las licencias de exportación que permiten que el negocio sea fructífero.

El lucro prevalece sobre los derechos humanos

La actitud del Gobierno español ante la venta incontrolada de armas no ha sentado nada bien a los activistas de organizaciones no gubernamentales, como es el caso de Amnistía Internacional. Desde el punto de vista de muchos miembros de AI, se ha desdeñado con especial negligencia la cesión de licencias. En 2013, se vendieron armas a Honduras y Guatemala, países con índices de homicidios que rozan las nubes. La Ley 53/2007 y la Posición Común de la Unión Europea 2008/944/PESC, dictan que la exportación debe hacerse de acuerdo a la calidad y el respeto de los derechos humanos de la nación de destino, así como su seguridad y estabilidad interna. Por lo tanto, bajo estos supuestos, estaríamos ante un caso donde el JIMDU, otorga primacía al negocio y no a la prevención de conflictos.

Venezuela y Arabia Saudí: clientes bajo la polémica

En 2014, España gozó de las negociaciones con dos nuevos clientes potenciales que han llenado sus arcas de dinero. Por un lado, las operaciones comerciales con Arabia Saudí ascendieron a los 240 millones de euros (lo que viene a significar casi un 15% del total de las exportaciones). Teniendo en cuenta que el susodicho país no respeta muchas libertades primordiales y que participó en la represión contra las protestas en Bahrein, vuelve a producirse una vulneración del derecho a favor del negocio. Por otro lado, el caso de Venezuela no se aleja tampoco del factor polémico. De acuerdo al Informe sobre “Exportaciones españolas de Material de Defensa, de Otro Material y de Productos y Tecnologías de Doble Uso, en el primer semestre de 2014”, España exportó material antidisturbios a Venezuela por un valor cercano a los 637.072 euros. Los envíos, conformados por esposas, cartuchos propulsores y elementos pirotécnicos, fueron suspendidos cuando la situación interna del país hizo visible el cinismo del Gobierno español en el intercambio. Si recordamos, hace a penas un año, el país se vio inmerso en fuertes protestas reivindicativas por parte de estudiantes que vociferaron en contra del Gobierno de Nicolás Maduro.

Es incongruente y paradójico que un país que defiende los derechos humanos frente a la opinión pública, contribuya a destruirlos tan descaradamente a las espaldas de medio mundo. Los casos de Venezuela y Arabia Saudí son los más recientes, pero también se ha negociado con muchos otros como Israel, India o Pakistán. La industria armamentística es uno de los negocios más poderosos del planeta y es lamentable que se obtenga un beneficio a cambio de vender muerte y desolación. Hace casi un siglo, Albert Einstain preguntó a Sigmun Freud: “¿Por qué las relaciones internacionales son tan agresivas y egoístas?”, a lo que el austríaco respondió “Se trata de un impulso, y soy profundamente escéptico a la hora de pensar en una posibilidad de domarlo”. 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.