.
.

La agonía de la dependencia


el mundo

Miguel Ángel Rodríguez Rodríguez – 06/03/2015

Durante el pasado año murió en España una persona dependiente cada hora, según la Asociación Estatal de Directores y Gerentes en Servicios Sociales. Esto se debe a la reducción, que se viene produciendo desde 2012, de los presupuestos destinados a ayudas para este grupo de personas.

Desde la puesta en marcha de la ley de Dependencia, en el año 2006, han sido numerosas las críticas que ha recibido. Sin embargo, con la llegada del 2015 y haciendo balance del año anterior, el Observatorio de la Dependencia ha presentado un duro informe en el que se muestra el continuo desmoronamiento del sistema de ayudas para este sector de la población. José Manuel Ramírez, presidente de dicha asociación, ha declarado que fue en el año 2012 cuando se inició este derrumbamiento de uno de los pilares básicos del sistema de bienestar.

El número de personas con la dependencia reconocida en España también se vio reducido durante el año pasado, debido principalmente al endurecimiento y los continuos cambios que se realizan en los baremos. Por otro lado, se ha producido una disminución de las solicitudes para adquirir dicha dependencia. Estas bajas en el sistema de atención a la dependencia no se han visto complementadas con nuevas altas, sin embargo, la cifra de dependientes atendidos si que se ha reducido en un 5,5%.

Ramírez ha afirmado que 101.070 personas han fallecido desde el 2012 sin recibir la ayuda económica que tenían por derecho. Además, la cosa no se queda ahí. El año pasado se redujo el número de personas catalogadas con un grado de dependencia III y con grado de dependencia II, pasando a incrementar el grupo de personas con el grado de dependencia más bajo. Esta nueva clasificación ha supuesto una menor ayuda económica para las personas que han descendido de grado.

La idea con la que nació esta ley de Dependencia era la capacidad de ofrecer una amplia red pública de servicios de calidad a aquellas personas que lo necesitaran, ofreciendo plazas en residencias. Sin embargo, cada vez son más las ayudas económicas que se ofrecen a familiares que se quedan en casa cuidando de una persona dependiente. Esto se debe principalmente al ahorro económico que supone una paga de 500 euros al mes en vez de una plaza en una residencia.

Otro de los grandes problemas que está suponiendo en la actualidad esta ley es el copago, aprobado por el gobierno de Mariano Rajoy mediante un Real Decreto en el año 2006. Aquellas dependientes con rentas superiores a los 532 euros al mes deben asumir parte del coste de la prestación que reciben. Esto ha supuesto que muchas familias no soliciten plazas en los centros de días por el miedo a no poder hacerse cargo de la parte proporcional que les toca pagar.

Como colofón final de la situación en la que se encuentra este sistema de ayudas, creado con grandes esperanzas y destruido rápidamente, es necesario hacer mención a la financiación sobre la que se sostiene. L a ley preveía que fueran las Comunidades Autónomas y el Estado quienes se hicieran cargo de las ayudas al 50%. Desde que la ley se puso en marcha las cosas han cambiado mucho. Actualmente, las CCAA se encargan de un 60% de la financiación de dicho sistema. Gracias al copago, anteriormente comentado, se puede financiar otro 20% de las ayudas, quedando únicamente un 20% de la financiación que proviene de las arcas del Estado central.

Con motivo de la finalización de este artículo, creo necesario hacer dos cosas. La primera es pedir perdón. Pedir perdón por haber tratado a las personas como meros números, pero posiblemente nos demos cuenta de la situación en la que nos encontramos al observar cifras tan desorbitadas como las 500.000 personas dependientes en estado de desamparo. La segunda es recordar una frase de Thomas Reid cuando dijo: “Una cadena es tan fuerte como el más débil de sus eslabones”, y cada vez más, este Estado propicia eslabones más débiles.

Fuente de la imagen: www.elmundo.es




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.