.
.

Cifuentes y Aguirre, tándem popular para Madrid


Cifuentes y aguirre

Sergio Rupérez – Zaragoza – 13/3/2015

El pasado viernes conocimos quienes encabezarán el cartel del Partido Popular a la alcaldía de la capital y a la Comunidad de Madrid. Aguirre y Cifuentes fueron elegidas por el Comité Nacional, presidido por Mariano Rajoy, sin contar con el aval previo del Comité Electoral Regional y sacrificando al cuestionado presidente madrileño Ignacio González.

El viernes fue el día elegido por Rajoy para designar a quienes lucharán por gobernar la región y ciudad más importante de España. Tras hacerse esperar, y con la oscura polémica del ático supuestamente regalado a Ignacio González sobre la mesa, el presidente del PP eligió a la ex ministra con Aznar y ex presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, para la alcaldía, y a la actual delegada del Gobierno de Madrid, Cristina Cifuentes, para liderar la región.

Las quinielas venían apuntando sus nombres desde hace días, junto con otros como el de la actual vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, Ana Pastor; ministra de Fomento, o incluso el propio González, hasta que el pasado lunes el diario El Mundo publicara las reuniones entre el presidente y dos comisarios policiales, en relación a su ático malagueño, que terminaron por convencer en Génova 13 de que no era la mejor opción.

La designación no estuvo, eso sí, exenta de polémica. Pocos días después de la elección de candidaturas, Esperanza Aguirre avisó al PP de que si montaba una gestora en Madrid no sería candidata a la alcaldía. “No me presento para que el programa lo hagan otras personas. No soy un monigote”, afirmó contundente la política madrileña, denunciando además que no existe incompatibilidad entre ostentar la alcaldía y conservar su papel como presidenta del PP de Madrid, puesto que, según ella, no abandonará.

El sábado, tras la revolución interna levantada por Aguirre, Rajoy dio por zanjado el tema desde Guatemala, a dónde viajaba en visita oficial. Según el presidente, tras una llamada con Mª Dolores de Cospedal, secretaria general del partido, se llegó a un pacto según el cual Aguirre abandonaría la presidencia popular madrileña de ser alcaldesa y dónde, “en ningún caso”, se formaría una gestora.

Esperanza Aguirre, el PP más duro

La candidata a la alcaldía de Madrid es una mujer muy conocida dentro del PP y en la sociedad madrileña. Fue ministra de Educación y Cultura desde 1996 con el Gobierno de Aznar y más tarde ostentó la presidencia del Senado, siendo la primera mujer en presidirlo.

En 2003 llegó a presidir la Comunidad de Madrid, tras el conocido como “Tamayazo”, un escándalo de transfuguismo de dos diputados socialistas, Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez, que le permitió lograr liderar la región. Gobernó durante nueve años, que combinó con la presidencia de su partido en Madrid, marcados estos por algunas polémicas con el por entonces alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón y por acusaciones de manipulación de la televisión pública madrileña, Telemadrid, y privatización de la sanidad pública. En los últimos meses Aguirre protagonizó un incidente con su coche en la Gran Vía de Madrid, que le valió un procedimiento judicial que aún sigue abierto.

La política madrileña ha estado rodeada además de numerosos casos de corrupción que, si bien no le han afectado por ahora directamente, sí a varios cargos nombrados por ella misma como Francisco Granados, detenido por la Operación Púnica, o Alberto López Viejo, acusado por la trama Gürtel, ambos ex consejeros durante su etapa como presidenta.

Aguirre siempre se ha colocado en el ala más derechista del partido, en cuestiones como el aborto, del que dice no es un derecho de la mujer, y con tendencia neoliberal en lo económico, siendo una defensora de la reducción del sector público.

Cristina Cifuentes, moderación para atraer al centro

Por otro lado, Cristina Cifuentes, actual delegada del Gobierno de Madrid, y conocida por su contundencia en el control de las manifestaciones en la capital, será la encargada de luchar por la Comunidad de Madrid.

Cifuentes comenzó su andadura de la mano de la secretaria del partido Mª Dolores de Cospedal. Desde 2012 ostenta el cargo en la Puerta del Sol, y ha sido muy valorada en el entorno del Partido Popular por su apuesta por el intervencionismo policial y el uso masivo de los antidisturbios para mantener la estabilidad durante las concentraciones, tanto del 15-M, como posteriores.

Si bien Cifuentes había descartado liderar ninguna candidatura, más si cabe tras el accidente de tráfico que puso en peligro su vida, su nombre había comenzado a sonar como uno de los más presidenciables.

Su espectro ideológico, aunque conservador liberal, es más moderado y abierto que el de Aguirre, de hecho ambas han distanciado posturas estos últimos días en cuestiones como el aborto o los asuntos internos del partido.

Reacciones a la designación

Tras conocerse los nombres de la esperada candidatura madrileña, las reacciones desde los distintos partidos no se han hecho esperar.

El candidato socialista a la alcaldía de Madrid, Antonio Miguel Carmona, criticó que “Mariano Rajoy ha decidió apostar por el pasado” a lo que añadió que los socialistas “apostaban por el futuro”. Gabilondo, candidato socialista a la región destacó que “lo fundamental es la contraposición de ideas, programas y propuestas”.

Por otro lado, Alberto Garzón, candidato de Izquierda Unida a la presidencia del Gobierno, reconoció la sinceridad del PP en los nombramientos, candidaturas marcadas por “el brazo ejecutor de las privatizaciones”.

En el lado popular, Lucía Figar, consejera de Educación de la Comunidad de Madrid, aplaudió la, según ella, “candidatura magnífica” formada por un “tándem ganador”.

Mientras, en UPyD, afirmaron que “Cifuentes es del equipo del PP con camisetas patrocinadas por Gürtel” y que “Aguirre es una candidata con poca credibilidad que dejó abandonados a los madrileños”.

El PP, a la conquista de Madrid

El Partido Popular presenta un cartel electoral arriesgado en vista de un panorama complicado para la formación conservadora que, según últimos sondeos, perdería la mayoría absoluta.

Tanto la alcaldía como la región de Madrid van a estar marcadas por una división más amplia que de costumbre, con numerosas formaciones de izquierdas, y con la irrupción de Ciudadanos, que puede hacer peligrar el caladero de voto popular más centrista.

La lucha más encarnizada se librará parece en el ayuntamiento entre Aguirre y el socialista Carmona, sin olvidar a Manuela Carmona de Podemos, y en la región entre Cifuentes y Gabilondo, con García-Montero y Podemos decisorios. Ciudadanos también será clave, para futuros pactos.



Blogger Redactor en Madeinzaragoza, OcioUrbanoZaragoza y ScennicMagazine. También en TempusFugitNews. Periodista en construcción...


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.