.
.

El banco de inversión chino inquieta a EEUU


banco-de-china.jpg

Luis Alejando Pérez – Madrid 20/03/2015

La hegemonía del gigante asiático es más que evidente después de la reciente adhesión de varios países europeos al AIIB (Asian Infrastructure Investment Bank). De esta manera, China se anota un tanto importante en la batalla por dominar la cima de la economía mundial.

En Octubre de 2014, el país asiático anunciaba la creación de un banco de inversión con sede en Pekín. Las pretensiones de la entidad consistían en la financiación de proyectos de infraestructura por todo el continente asiático.

Rápidamente, la noticia se convirtió en un claro síntoma del auge mandarín: la cantidad estimada de inversiones necesarias era cercana a los ocho billones de dólares. No obstante, por si no fuera poco, hace tan solo una semana, Reino Unido anunciaba su decisión de participar en el Banco Asiático de Inversión e Infraestructuras; y el pasado martes, lo hacían Francia, Alemania e Italia. Este hecho simboliza un gran logro para la República Popular, aunque no ha sido visto con buenos ojos desde la otra esquina del globo.

Durante años, Pekín ha intentado presionar a las instituciones con la intención de reducir el poderío norteamericano en favor de economías emergentes. Sin embargo, jamás habían surtido efecto dichos reclamos.

La Casa Blanca ha tratado de erradicar la idea de anexionista de la mente de sus aliados europeos, ya que para los republicanos, el nuevo banco es un rival directo del Banco Mundial, -en el que EEUU es el socio mayoritario-. El temor de Washington nace de la posibilidad de que se produzca una violación de los derechos laborales o un nimio respeto al medioambiente, al creer que las instituciones serán más susceptibles a la hora de aprobar proyectos.

El banco en cuestión, contará con un capital inicial de 47.000 millones de euros. “Es un hito”, sostuvo Alice Ekman, investigadora del IFRI (Instituto Francés de Relaciones Internacionales). Además, comentó que era una alternativa ante el duopolio liderado por EEUU y Japón.

EEUU se siente traicionado

En Washington no sentó para nada bien que Reino Unido fuera el primer país europeo en unirse al AIIB. Al parecer, las palabras de Obama no fueron suficientes para convencer a los ingleses, aunque si es cierto que países como Australia, Corea del Sur y Japón sí decidieron abstenerse de la suculenta propuesta. “Participar en el banco supone una oportunidad sin rival de invertir en el mercado más dinámico del mundo” dijo George Osborne, ministro británico de Hacienda. Gran Bretaña espera colocarse así como destino principal para la inversión china.

El nuevo orden mundial

El sistema económico nacido de la conferencia de Breton Woods está amenazado de por vida. Si recordamos, hace tan solo un año emergía el Banco de los BRICS, formado por Rusia, Brasil, India, China y Sudáfrica. Sus raíces coincidían en la idea de ofrecer una alternativa al sistema de bancos encabezados por el FMI y el Banco Mundial. Ahora, China vuelve a aportar un nuevo golpe de efecto al orden mundial, alterándolo de una manera letal.

El siglo XXI se le escapa de las manos a los norteamericanos. La unipolaridad ya no es la regla excepcional que rige la economía, pues el mundo multipolar ahonda desde lo más profundo. China se ha convertido en el protagonista de la película; ha dejado atrás el atraso y se atreve a cuestionar al líder por excelencia. Con un crecimiento anual de su PIB al 10,1 % anual, no hay mortal que no piense que falta muy poco para que alcance el estrellato económico. Sin embargo, EEUU no hace mal en dudar del banco de desarrollo, y más sabiendo que el ingreso de China en los mercados internacionales se ha producido de manera agresiva a lo largo de los años. La explotación de los trabajadores chinos y sus precarias condiciones son realidades bien conocidas, aunque por desgracia no van a cesar. Las potencias europeas saben que el crecimiento del gigante asiático, por el momento, no tiene fecha de caducidad. Por esa misma razón es seductora la idea de unirse al AIIB. En cambio, EEUU es un globo que pierde aire. Sus relaciones con Israel y con Arabia Saudí languidecen; incluso Europa ha pasado de largo sus presiones para que no se unan al proyecto chino… Por supuesto que la hegemonía norteamericana no va a sucumbir de repente, pero deben recordar que ya no están solos en este juego.

Fuente de la imagen: www.vtv.gob.ve 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.