.
.

Estado Islámico, una amenaza global


Sergio Rupérez – Zaragoza – 20/03/2015

El Estado Islámico sigue sembrando el terror mientras se extiende por vastos territorios de Oriente Medio, el norte de África, la Península Arábiga y África Occidental. La comunidad internacional debate crear una coalición global que ponga coto a la crueldad del islamismo radical.

El Estado Islámico, islamic state (IS), continúa su carrera por instaurar un califato en el norte de África, Oriente Medio, Peninsula Arábiga y África Occidental, extensible a la Península Ibérica, antigua Al-Andalus, con la ayuda de otros grupos yihadistas como Boko Haram, que ya han mostrado púbicamente su lealtad al que está llamado a ser el nuevo orden islámico.

La actividad terrorista del grupo, y milicias asociadas, se ha incrementado estos últimos meses con importantes atentados como el del semanario Charlie Hebdo en París, que se saldó con 12 fallecidos, o el de Túnez, perpetrado el pasado miércoles, que mató a 23 personas en el Museo Bardo de la capital tunecina. A los actos terroristas se suman además los asesinatos de prisioneros y homosexuales y la destrucción de patrimonio de gran valor histórico.

Mientras el Estado Islámico continúa su ofensiva, la comunidad internacional debate ya una actuación conjunta para frenar el avance de este nuevo tipo de terrorismo que conmociona al mundo. El propio Papa Francisco se ha pronunciado al respecto, tras el asesinato masivo de cristianos en Libia. “Espero que la comunidad internacional encuentre soluciones pacíficas a la situación en Libia”, afirmó el pontífice.

El terror se extiende

El avance de Estado Islámico se extiende ya por amplias zonas de Medio Oriente, que incluyen Siria e Irak, donde la situación se ha recrudecido tras los bombardeos emprendidos por EEUU el pasado año.

Ciudades iraquíes como Tikrit y Mosul son ya propiedad del IS que libra duros enfrentamientos con las tropas gubernamentales de Irak, que intentan por todos los medios frenar el terrorismo yihadista.

En Siria, el dictador Bashar al Assad, se ha convertido en el apoyo de Occidente ante los grupos islamistas radicales, negociando incluso EEUU, muy reticente en sus comienzos, pactos con el país.

1

Fuente: BBC

Por otro lado, la situación en el norte de África también es complicada. El pasado noviembre, Abur Bakr al Baghdadi, el todopoderoso líder del Estado Islámico y el hombre más peligroso del planeta hoy, anunció la alianza del IS con otros grupos yihadistas de Argelia, Libia y Egipto.

2

Fuente: BBC

Libia es el caso más preocupante en la actualidad, pues desde el asesinato de Muamar Gadafi y desmembramiento de su régimen, el país sufre un desgobierno caracterizado por las luchas de poder entre grupos radicales, lo que ayuda a que el Estado Islámico avance, alimentado por la incertidumbre.

3

Fuente: BBC

En la península arábiga, el IS también ha formado lazos con yihadistas llegados de lugares como Yemen y Arabia Saudita, extendiendo así su poder en una zona muy rica en petróleo.

5

Fuente: BBC

Además del norte de África, la Península Arábiga y Oriente Medio el IS también ha comenzado una ofensiva por África Occidental gracias a otros grupos como Boko Haram, conocido por, entre otros actos, secuestrar a 200 niñas. Nigeria es el país más castigado, aunque la violencia se ha extendido ya a otros países cercanos como Chad y Camerún.

6

Fuente: BBC

Crueldad desmedida

Si por algo se caracteriza el Estado Islámico es por la crueldad de sus actos. Además de haber protagonizado atentados terroristas como los de París o Túnez, los islamistas radicales también han ejecutado a cientos de prisioneros.

En agosto de 2014, el IS publicó un vídeo en el que se veía la decapitación del periodista estadounidense, James Foley, secuestrado en Siria desde 2012. Fue una de las primeras grabaciones de ejecuciones que difundió el Estado Islámico conmocionando al mundo y advirtiendo de la peligrosidad real del grupo. Más tarde, en septiembre del mismo año, el IS difundió un nuevo vídeo donde aparecía la decapitación del periodista Steven Sotloff, también estadounidense. Ya en 2015, el asesinato de inocentes no ha cesado, con ejemplos como la ejecución del periodista japonés, Kenji Goto. Todos los vídeos muestran además a los prisioneros culpando a sus respectivos países, por orden de los terroristas, de su desgraciado desenlace.

En el caso de España, dos periodistas, Marc Marginedas, de El Periódico, y Javier Espinosa, de El Mundo, junto al fotógrafo del mismo diario Ricardo García Vilanova, fueron secuestrados por el IS y liberados meses después tras negociaciones con nuestro país.

Uno de los asesinatos más viles fue difundido hace apenas un mes. El piloto jordano, Muad al Kasaesbe, atrapado tras sufrir su avión problemas técnicos, fue quemado vivo en una jaula.

Pero no solo periodistas, combatientes y activistas son secuestrados y asesinados, parte de la población civil vive atemorizada por la crudeza del fundamentalismo islamista. Buen ejemplo de ello son los homosexuales, que son cruelmente asesinados, solo por el hecho de serlo. De hecho, hace apenas unos meses fueron publicadas sobrecogedoras imágenes de supuestos homosexuales arrojados desde una azotea.

La Historia, en peligro

Además de las numerosas ejecuciones, el IS también ha comenzado a destruir grandes cantidades de patrimonio de alto valor histórico por las distintas zonas en las que se ha establecido.

En su lucha por eliminar todo resto de civilizaciones anteriores, el pasado febrero se difundió un nuevo vídeo donde varios hombres destruían las estatuas asirias de Mosul, pueblo que ocupó el norte de la antigua Mesopotamia entre el 1813 a.C. y el 609 a.C, y quemaban miles de libros.

Otro ejemplo de la destrucción del patrimonio es la histórica ciudad de Hatra, conjunto monumental patrimonio de la humanidad por la Unesco, que fue asolada por el ataque de los yihadistas, días después de atacar Nimrud, capital del imperio asirio durante 150 años. Los asaltantes robaron además las antiguas monedas de oro y plata con las que contaba el edificio.

Uno de los últimos ataques ha sido a la antigua ciudad iraquí de Dur Sharrukin, la que fuera capital de Asiria durante el reinado de Sargón II. En este caso los terroristas destruyeron el conjunto ayudados por excavadoras.

Necesidad de actuar

El Estado Islámico ha modificado la concepción que el mundo tenía hasta ahora del terrorismo. Si bien es cierto que el 11-S, el brutal atentado de Al-Qaeda contra las Torres Gemelas de Nueva York, ya supuso sin duda el nacimiento del terrorismo global, la aparición del Estado Islámico refuerza todavía más la idea de que el terrorismo es hoy una amenaza a escala mundial y cada vez más peligrosa.

La comunidad internacional debe actuar sin dilaciones, y para ello será necesario llegar a acuerdos entre Estados, como el recientemente firmado en España, que protejan a los ciudadanos, y meditar intervenciones armadas que puedan paliar la violenta ofensiva.

La situación es cada vez más preocupante, pero por ahora aún es posible controlar el crecimiento de estos grupos radicales. Por ello, se deben acodar medidas inmediatas que contribuyan a disminuir la acción de los mismos, o el futuro de Occidente podrá complicarse y mucho.

Fuente de la imagen: www.infonews.com



Blogger Redactor en Madeinzaragoza, OcioUrbanoZaragoza y ScennicMagazine. También en TempusFugitNews. Periodista en construcción...


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.