.
.

Mil imputados y 6.000 millones bajo sospecha manchan el final de la campaña por las andaluzas


Jaime Llinares Taboada – Madrid 20/03/2015

Este domingo se celebrarán los comicios en una comunidad autónoma asolada por la corrupción y el desempleo. Según las elecciones, el PSOE ganaría las elecciones pero se quedaría lejos de la mayoría absoluta; mientras que Podemos y Ciudadanos entrarían con menos fuerza de la esperada. El PP se desploma.

La campaña electoral de las elecciones autonómicas de Andalucía, adelantadas por el gobierno socialista a este domingo, ha llegado a su fin. En esta ocasión serán seguidas de forma especial. Es la primera batalla en la guerra por el cambio político en España. Podemos y Ciudadanos, los dos partidos que luchan por derrocar el tradicional esquema bipartidista reinante en nuestro país, tienen en las andaluzas la ocasión de asestar el primer golpe. 2015 será un año de cambio, y estas elecciones son la primera estación del viaje.

La tierra de los mil imputados

Pero unas elecciones andaluzas tienen además el componente de celebrarse en una región en la que la corrupción está institucionalizada, y en la que los ciudadanos parecen haber aprendido a convivir con ella. La cifra de imputados por saquear dinero público ya llega al millar en Andalucía.

Durante los últimos lustros, se ha ido creando en esta comunidad una red clientelar con el objetivo de robar todo lo posible, y tonto el último. Cuánto más investigan las autoridades judiciales, más corruptelas van cayendo, mientras el PSOE mantiene en sus filas a los expresidentes Griñán y Chávez. 6.000 son los millones de euros que se calcula que podrían haber sido robados de las arcas públicas, casi lo que suma el presupuesto nacional para educación.

El PSOE se mantiene y el PP se hunde

Sin embargo, las elecciones indican que, por lo menos en Andalucía, el cambio no será inmediato. Según los sondeos, el PSOE de Susana Díaz volvería a ganar las elecciones con 40-45 escaños, algunos menos que en 2012, un buen resultado para los socialistas, ya que ésta ha sido la legislatura en la que se han destapado los megaescándalos de los ERE y los cursos de formación. Pese a ello, no parece que los andaluces vayan a castigar al PSOE en las urnas, y Susana Díaz volverá a ser la presidenta de la Junta de Andalucía.

En segundo lugar volvería a quedar el Partido Popular, con entre 27 y 33 escaños. Según las encuestas de Metroscopia, el partido del candidato Juanma Moreno se desplomaría y perdería casi la mitad de los 50 diputados de 2012. Lejos de convertirse en la alternativa al socialismo, los andaluces castigan la gestión del gobierno central y optan por la nueva opción conservadora, Ciudadanos.

Por otra parte, ya son muchos los que especulan con un acuerdo PSOE-PP en Andalucía para bloquear la entrada de los nuevos partidos en el funcionamiento institucional. Teresa Rodríguez, candidata de Podemos ha llegado a asegurar que “ya hay un acuerdo firmado. Tú en Madrid, yo en Sevilla”, sentenció la roteña en un mitin.

Podemos y Ciudadanos irrumpen con fuerza

Precisamente Podemos se perfila como tercera fuerza, entrando en el parlamento andaluz con entre 10 y 20 escaños, según las previsiones más optimistas. El partido morado conseguiría una buena representación, pero que no es suficiente para romper totalmente con la hegemonía bipartidista. Habrá que esperar a los escrutinios, pero parece que la ilusión creada en torno a este partido y sus posibilidades de formar gobierno en las generales no ha sido tanta en Andalucía.

La cara más conservadora del cambio español, Ciudadanos, entraría con más fuerza de la esperada en Andalucía, pese a su falta de estructuras en la comunidad. La nueva formación naranja, conseguiría robarle al PP entre 8 y 12 diputados. El candidato del que para muchos es el partido bisagra, Juan Marín, ha avisado en un mitin de que “Ciudadanos no gobernará la Junta si no gana las elecciones”.

En quinta posición quedaría Izquierda Unida de Andalucía, con entre 4 y 7 representantes. El partido del candidato Antonio Maíllo vive su peor momento, ya que Podemos les ha arrebatado casi todo el protagonismo en el ala más izquierdista del espectro político español. Durante la campaña han contado en un mitin en Málaga con el ex coordinador general de IU, Julio Anguita. El veterano político instó a los suyos a rechazar al PSOE y acercarse a Podemos: “No podemos estar criticando el bipartidismo y estar dispuestos a pactar con ellos. Los nuestros son otros”.

El resto de partidos, como UPyD, se quedarían sin representación.

Fuente de la imagen: www.rtve.es




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.