.
.

Rusia allana el terreno para la anexión de Osetia del Sur


Eduardo García Cancela – San Diego, Caifornia 20/03/2015

Con la firma de un tratado de integración entre Rusia y Osetia del Sur, la región reconocida internacionalmente como parte de Georgia, está más cerca de formar parte de la Federación Rusa. La firma del tratado ha tenido lugar este miércoles, justo un año después de la anexión de Crimea y Sebastopol. La Unión Europea, Estados Unidos y Georgia han anunciado que no reconocerán el acuerdo.

La política exterior rusa vuelve a poner los focos en el Cáucaso Norte. La región separatista que causó la guerra de 2008 entre Georgia y Rusia da un pasó más allá en su pulso soberanista a Tiflis. De acuerdo al tratado de integración firmado por Vladímir Putin y su homólogo surosetio, Leonid Tibílov, la economía, la aduana, los guardias fronterizos y las fuerzas militares y de seguridad se integrarán con las de Rusia.

Mientras Putin hablaba de “fortalecer el partenariado”, Tibílov incidió en que el tratado permitirá a los surosetios obtener la ciudadanía rusa, lo que aseguró “es la mejor garantía de la seguridad estatal”. Esto significa que, a partir de ahora, si algún estado ataca a Osetia del Sur, Rusia es responsable de su defensa.

La respuesta de Georgia ha sido clara, asegurando que el tratado es un paso previo a la anexión y que “complica aún más la situación después de la ocupación” rusa en 2008. La Unión Europea y Estados Unidos manifestado que no reconocerán el acuerdo. Asimismo, la UE considera que el documento amenaza la estabilidad y seguridad regional. Una estabilidad que nunca ha existido desde el final de la Unión Soviética, ya que este es tan solo uno de los llamados “conflictos congelados” que existen en el Cáucaso.

Fuente del mapa: latrincheraobrera.files.wordpress.com

El conflicto en Osetia del Sur y Abjasia, otra región al norte de Georgia y limítrofe con el Mar Negro, comenzó cuando, tras la disolución de la Unión Soviética, se negaron a formar parte de una Georgia independiente del Kremlin. Tiflis atacó entonces las dos regiones, aunque fracasó y permanecieron independientes “de facto”. En 2008, el gobierno georgiano se tomó la revancha atacando la capital de Osetia del Sur, Tsjinvali, pero la respuesta de Rusia hizo que Georgia volviera a perder la guerra. Desde entonces, Abjasia y Osetia del Sur, que dependen económicamente de Rusia, se autoproclaman estados independientes, solo reconocidos por Rusia o países como Venezuela, Nicaragua o Nauru.

Como anécdota, la firma del tratado entre Rusia y Osetia del Sur ha coincidido con el primer aniversario de la reintegración de Crimea y Sebastopol en la Federación Rusa, tampoco reconocida por Ucrania, la UE y EEUU. Sin embargo, está casualidad no parece tener demasiada trascendencia puesto que el acuerdo estaba previsto para ser firmado el 10 de marzo y se retrasó al no estar listo para esa fecha.

 

Fuente de imagen: osetia.kvasia.ru



Editor de contenidos de Tempus Fugit. Es estudiante 3º de Periodismo y Relaciones Internacionales en la Universidad Antonio de Nebrija. Fue colaborador de la Revista 'Nuestra' de Nebrija y en el portal Actualidad Nebrija.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.