.
.

Andalucía apuesta por la continuidad


Pulse para ver el video

Sergio Rupérez – Zaragoza – 27/03/2015

El PSOE de Susana Díaz ganó el pasado domingo las elecciones al parlamento andaluz por mayoría simple cosechando 47 escaños. Los resultados de los comicios estuvieron marcados por la continuidad del bipartidismo a la que se suma, eso sí, la irrupción de nuevas formaciones como Podemos y Ciudadanos.

El domingo se celebraron en Andalucía las décimas elecciones al parlamento autonómico desde la aprobación del estatuto de autonomía de la región en 1981, tras el adelanto electoral aprobado por la presidenta Susana Díaz. Los comicios registraron un aumento de la participación, de alrededor de tres puntos, con respecto a las elecciones de 2012.

El PSOE de Susana Díaz ganó las elecciones con mayoría simple obteniendo un 35,43% de los votos y 47 escaños, lejos de la mayoría absoluta deseada por la presidenta, pero suficientes para gobernar en solitario. Los populares, encabezados por Juan Manuel Moreno Bonilla, fueron segunda fuerza con el 26,76% y 33 escaños, Izquierda Unida, de Antonio Maíllo, con un 6,89% y 5 escaños, mientras que UPyD, con Martín de la Herrán al frente, no logró entrar al parlamento andaluz.

La gran novedad de estas elecciones ha sido la irrupción de dos partidos, Podemos y Ciudadanos, que han modificado la estructura del parlamento andaluz, pasando de estar representado por tres partidos a cinco formaciones. El primero, de corte izquierdista y liderado por Teresa Rodríguez, obtuvo un 14,84% de los votos y 15 escaños colocándose como tercera fuerza, mientras que el segundo, conservador, liderado por Juan Marín, consiguió un 9,28% y 9 escaños, posicionándose en el quinto lugar.

Elecciones andaluzas

Fuente: Europapress

Susana Díaz, el triunfo socialista

El PSOE andaluz anunciaba en enero el adelanto electoral para el día 22 de marzo por, en palabras de la presidenta Susana Díaz, “inestabilidad” en la coalición gobernante, formada por los socialistas e Izquierda Unida.

Desde entonces, Díaz había mantenido en todo momento que buscaría legitimarse obteniendo una “mayoría amplia” de los andaluces que le permitiera llevar a cabo su programa. El domingo obtuvo una amplia victoria, con una distancia de 14 escaños respecto al segundo partido, el PP, pero no consiguió lograr la mayoría absoluta fijada en 55 escaños.

El resultado es similar al obtenido las pasadas elecciones, con 47 escaños, aunque con hasta 120.000 votos menos, por lo que el PSOE consigue mantenerse en un escenario caracterizado por la irrupción de nuevos partidos, los casos de corrupción en el seno de la Junta de Andalucía y el desprestigio generalizado del bipartidismo a nivel nacional.

El programa electoral del PSOE andaluz para estas elecciones incluye entre otras medidas el desarrollo de la Ley de Transparencia Pública de Andalucía, un plan de empleo basado en la innovación y mayor inversión en materia de dependencia.

Moreno Bonilla, el gran desconocido

El Partido Popular se presentó a estas elecciones con el candidato Juan Manuel Moreno Bonilla, un barcelonés cuya figura ha estado ligada al ex líder del PP andaluz, Javier Arenas, desconocido por un 30% de los andaluces (según un sondeo del Observatorio de la Cadena Ser), y elección personal del presidente del partido Mariano Rajoy.

El candidato, cercano a la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, tuvo en sus comienzos encontronazos con la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, que se disiparon con el transcurso de la campaña, en la que se volcó la plana mayor del Partido Popular. El programa electoral del PP incluía medidas como la apuesta por el empleo, por los emprendedores, pymes y autónomos y la reducción de impuestos.

La formación quedó como segunda fuerza, con 33 escaños, lejos de los 50 que cosechó en 2012, suponiendo un descenso considerable y confirmando los datos que venían anunciando numerosos sondeos. Los resultados revelan un toque de atención al partido de Rajoy desde Andalucía, que podría ser achacado, entre otras cuestiones, a la invisibilidad del candidato y a los casos de corrupción en los que se ha visto envuelto el partido en los últimos meses.

Antonio Maíllo, ante la irrelevancia

En Izquierda Unida fue Antonio Maíllo, un profesor de latín, que buscaba el “voto útil” hacia su partido, el que encabezó el liderazgo en estos comicios. Su objetivo, remontar las encuestas que les daban unos resultados cercanos a la irrelevancia. En el programa electoral, Izquierda Unida apostaba por reforzar la Democracia abriéndola a la ciudadanía, mejorar el medioambiente y la apuesta por una sociedad federal y republicana entre otras medidas.

El partido obtuvo finalmente 5 escaños, quedando en la quinta posición y confirmando, como apuntaban todos los sondeos, que el partido podía ser desplazado por la nueva formación Podemos.

Rosa Díez, el fracaso

El partido liderado por Rosa Díez apostó durante la campaña por la limpieza de la corrupción y la cercanía con el ciudadano. Martín de la Herrán, el candidato, estuvo arropado por la dirigente magenta y apostó por nuevos modelos para atraer el voto tales como la conversación con la ciudadanía en el transporte público o la comunicación vía Whatsapp, iniciativa puesta en marcha también en otros países.

Pero los sondeos que anunciaban malos resultados para UPyD, incluso dejando fuera a la formación del parlamento, de cumplieron, quedando el partido sin entrar y sumiendo al mismo en una crisis interna, pidiendo algunos cargos la dimisión de la líder y dimitiendo de la dirección del partido pesos pesados como la diputada Irene Lozano.

Podemos y Ciudadanos, irrupción de savia nueva

La verdadera novedad de estas elecciones ha sido la irrupción de dos partidos que buscan terminar con el bipartidismo y renovar las estructuras democráticas. Se trata de Podemos, partido de ideología izquierdista, con Teresa Rodríguez a la cabeza, y Ciudadanos, de corte conservador, con Juan Marín.

El primero apostaba por reinventar las instituciones, abogar por el bienestar ciudadano y crear una economía al servicio de los ciudadanos entre otras medidas. El partido cosechó un gran éxito logrando 15 escaños y quedando en tercera posición, aunque el resultado fue decepcionante para sus líderes. “No hemos dado un paso suficientemente largo para el cambio”, afirmó Carolina Bescansa, secretaria de Análisis Político y Social de la formación.

Respecto a Ciudadanos, la formación naranja, nacida en Cataluña pero con ambición nacional, estableció sus objetivos principales en la lucha contra la corrupción, la apuesta por una economía internacionalizada marcada por las Pymes y autónomos y la defensa del Estado de bienestar. El domingo obtuvo unos resultados destacables, un “éxito histórico” según sus integrantes, entrando como cuarta fuerza en el parlamento andaluz con hasta 9 escaños y modificando, junto con Podemos, su estructura tradicional.

Ambos partido han condicionado el voto de la investidura de Susana Díaz a que la presidenta cese a los ex presidentes de la Junta, Manuel Chaves y José Antonio Griñán, citados a declarar como imputados por el Tribunal Supremo por su supuesta implicación en el caso de corrupción de los EREs falsos.

Elecciones claves

Las elecciones andaluzas han supuesto el primer reto electoral del año para las nuevas formaciones surgidas al calor del desencanto y una ocasión ideal para comprobar la salud del bipartidismo y de los partidos tradicionales.

Los resultados demuestran que tanto el PSOE como el PP siguen representando el mayor porcentaje de voto en Andalucía pero que existe una división del voto que beneficia a Ciudadanos y Podemos y que afecta, en especial, a UPyD e Izquierda Unida, aunque también a Partido Popular y PSOE.

Habrá que ver cómo evoluciona el electorado para comprobar si esta nueva tendencia, aunque más leve de lo que se esperaba, es o no extrapolable a otras regiones de España.

Fuente de la imagen: www.abc.es



Blogger Redactor en Madeinzaragoza, OcioUrbanoZaragoza y ScennicMagazine. También en TempusFugitNews. Periodista en construcción...


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.