.
.

EE.UU e Irán acuerdan un pacto nuclear histórico


AP

Miguel Ángel Rodríguez Rodríguez – Madrid 03/04/2015

Los ocho días de negociaciones nucleares entre Estados Unidos e Irán han dado lugar a un acuerdo histórico. No será hasta el próximo junio cuando ambos países puedan firmar un acuerdo definitivo sobre el programa nuclear iraní y el levantamiento de las sanciones occidentales.

Estados Unidos e Irán, enemigos durante más de 30 años, llevan negociando más de una semana el destino de las armas nucleares en Irán. La pasada medianoche del martes era la fecha límite para llegar a un acuerdo entre las potencias europeas, Estados Unidos e Irán, sin embargo, durante el miércoles se decidió que se extendería el plazo hasta la medianoche del jueves, en un intento de llevar a buen puerto los términos finales de las negociaciones. Durante el pasado jueves las diversas potencias discutieron algunos de los puntos más controvertidos de la negociación, buscando un nuevo acuerdo que permita ampliar las negociaciones hasta finales de junio. Dicho pacto se alcanzó muy cerca de la medianoche, fecha límite tras la cual los dirigentes tendrían que haberse vuelto a sus países con las manos vacías.

En un principio se tenía en mente dejar cerradas las negociaciones el 31 de marzo, dando un amplio plazo de tres meses para que se redactara el acuerdo, el cual sería firmado el 30 de junio, fecha en la que vence el acuerdo de noviembre del 2013 entre Teherán y las potencias del Consejo de Seguridad de la ONU más Alemania. Dicho acuerdo paralizaba nuevas sanciones contra Irán así como el programa nuclear iraní.

Los distintos puntos de vista

El objetivo que persigue Estados Unidos durante estos días era la creación de un acuerdo bastante detallado en el que se expusiesen las medidas cuantificables que va a llevar acabo Irán en materia de reducción de armas nucleares, así como un calendario en el que se especificaran los levantamientos de sanciones de manera progresiva. Finalmente ha conseguido aquello que deseaba, sentando las bases de un pacto que impedirá a Irán la construcción de la bomba atómica. Las condiciones estipuladas, tras estos ocho días de negociación, estarán vigentes durante diez años tras la firma del acuerdo el próximo 30 de junio.

Las bases sobre las que se asienta este acuerdo son la reducción de la producción de uranio enriquecido por parte de Irán, un elemento indispensable para la fabricación de armas nucleares, así como el levantamiento progresivo de las restricciones europeas según el Organismo Internacional de Energía Atómica vaya corroborando el cumplimiento de las condiciones por parte de Irán. “Irán estará sometido a más inspecciones que ningún país del mundo” ha asegurado Obama.

Plutonio enriquecido, el principal problema

Uno de los puntos más controvertidos de la negociación ha sido la producción el uranio. El viceministro de Asuntos Exteriores de Irán, Abbas Araqchi, señaló que “la salida de uranio enriquecido del país nunca ha formado parte de nuestra agenda y nunca lo estará”. Más tarde recalcó que eso sería sobrepasar una línea roja que el gobierno iraní no está dispuesto. Finalmente Irán aceptó la reducción de sus reservas de uranio enriquecido de 10.000 kilos a 300 kilos en un plazo de 15 años.

Los involucrados

En estas negociaciones han involucrado a los representantes de Alemania, Francia y Reino Unido, todos de parte de EEUU en la negociación con Irán. La importancia de la cita obligó al Secretario de Estado Alemán a cancelar tres visitas que tenía concertadas durante el jueves, el octavo día de negociación. El anuncio de la cancelación de la agenda del ministro germano de Exteriores y el retorno a Lausana del ministro francés, Laurent Fabius, son un ejemplo de las ganas existentes en Europa para llevar a buen puerto dichas negociaciones.

Es un escenario difícil en el que se han desarrollan dichas negociaciones, pues la enemistad entre EEUU e Irán viene desde hace más de tres décadas y ninguna de las dos potencias pretende complacer al que fuera su enemigo durante tanto tiempo. Es difícil obtener un acuerdo entre dos potencias de este tipo, pues como decía John F. Kennedy: “Nunca negociemos desde el temor y nunca temamos negocias”. Sin embargo, esperemos que la razón que ha acabado dominando estas arduas negociaciones se mantenga hasta el 30 de junio.

Fuente de la imagen: Associated Press




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.