.
.

El PP, enfrentado a sí mismo


Sergio Rupérez – Zaragoza – 10/04/2015

El enfrentamiento entre la secretaria general del Partido Popular, Mª Dolores de Cospedal, y su entorno y el vicesecretario de política autonómica y municipal, Javier Arenas, abre una grieta en la formación conservadora. Rajoy niega la crisis, defiende a Cospedal y anima al PP a que “evite peleas internas”

La contundente derrota popular en las pasadas elecciones andaluzas, suponiendo hasta 17 escaños menos en comparación al año 2012, ha producido una crisis en el seno del Partido Popular.

Los nervios entre distintos dirigentes populares por el miedo a que se extienda el efecto Andalucía de cara a las futuras elecciones autonómicas y generales, han dado pie a enfrentamientos muy sonados. Mª Dolores de Cospedal, secretaria general del partido, ha sido la primera en tirar la piedra, en este caso contra el vicesecretario de política autonómica y municipal, Javier Arenas, a través de dirigentes del PP en Castilla- La Mancha.

En los últimos días se había especulado sobre la salida de la número 2 y el ascenso de Arenas, informaciones que, según el entorno de Cospedal, representarían una estrategia para “echar sobre la dirección nacional la responsabilidad de la derrota andaluza”.

El pasado martes, y visto el revuelo levantado en el partido, Rajoy animó a los suyos a evitar peleas internas e instó a pedir el voto ya que, según él, en el PP no son un “experimento ni jugar a la ruleta”. Pese a todo, se han lanzado críticas contra el presidente del partido por su “falta de compromiso político”.

Andalucía, el origen de la crisis

Tras la derrota del PP en las pasadas elecciones andaluzas, más amplia de lo esperado en el partido, las tensiones han aumentado entre dirigentes populares. Cospedal, la secretaria general del partido y presidenta de Castilla-La Mancha, muy crítica en su día con la designación de Moreno Bonilla como candidato para los comicios andaluces, por ser, según ella, el elegido de Arenas, ha sido la primera en mostrar su malestar por la situación.

La portavoz del PP en la región castellano manchega, Carmen Riolobos, fue la encargada de transmitir el mensaje de Cospedal. El pasado viernes hizo unas declaraciones culpando directamente al PP andaluz, sin dar, eso sí, nombres concretos, de desestabilizar el partido a nivel nacional.

Días después, fue Agustín Conde, diputado popular por Toledo, quien cogió el testigo y continuó las duras críticas. “Todos aquellos que quieran poner en duda la unidad del partido, deben ser conscientes de que están haciendo un serio daño al PP”, afirmó en clara alusión al entorno de Arenas.

Rajoy defiende a los suyos

El presidente del PP, Mariano Rajoy, salió al paso de las críticas el pasado martes con un discurso cuyo objetivo era poner fin a los cruentes enfrentamientos entre distintas facciones del partido.

Rajoy defendió la gestión de su Ejecutivo y a Cospedal y pidió a sus compañeros que evitaran las luchas en un partido que, según él, es “un partido unido”. “Conviene distinguir lo importante de lo que no es, conviene tener en mente los objetivos y no distraerse con cuestiones intrascendentes e irrelevantes”, afirmó el presidente.

En su discurso aprovechó también para enviar indirectas a los nuevos integrantes del tablero político, Podemos y Ciudadanos, afirmando que “la falta de experiencia no es en absoluto un valor positivo” y además aseguró estar preocupado por los casos de corrupción que afectan a su partido. “Estamos tan abochornados y escandalizados como ellos”, dijo tras reconocer que muchos ciudadanos “podrían reprochar al PP con razón” dichos escándalos.

Pese a la llamada al orden del presidente Rajoy, las declaraciones críticas con su gestión desde distintos sectores no se han hecho esperar. La diputada del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, afirmó que el PP solo sobrevivirá si recupera “la política” y deja de centrarse solo en la economía. Según Álvarez de Toledo, la despolitización del partido es lo que le ha conducido a la corrupción y a que otros partidos les “disputen” la hegemonía.

Necesidad de cambio

El Partido Popular está mostrando signos de agotamiento al igual que el resto de partidos tradicionales. La incapacidad para responder a las nuevas demandas de la sociedad sumada a la irrupción de nuevas formaciones como Ciudadanos y Podemos está desgastando a un PP que parece no darse cuenta de lo que ocurre a su alrededor.

El presidente Rajoy parece no inmutarse ante las críticas, tanto externas como en su propio partido, una ceguera que puede contribuir a la reducción paulatina de su electorado en favor de Ciudadanos, la que está llamada a ser la nueva formación derechista en España.

Los partidos políticos, tanto los tradicionales como los de nuevo cuño, deben aprender la lección ciudadana y fomentar la honestidad entre sus filas, apostando por la transparencia, la rendición de cuentas y las políticas pensadas solo en favorecer, con los condicionantes ideológicos correspondientes, claro está, al conjunto de la ciudadanía.

Fuente de la imagen: www.elmundo.es



Blogger Redactor en Madeinzaragoza, OcioUrbanoZaragoza y ScennicMagazine. También en TempusFugitNews. Periodista en construcción...


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.