.
.

“Little Foot”, el ancestro humano más antiguo hallado hasta la fecha


Ignacio Romo – Madrid 10/04/2015

Gracias a un nuevo método de datación se ha podido identificar a Little Foot como el antepasado humano más antiguo. Vivió hace 3,67 millones de años en Sudáfrica, mientras que Lucy, el que hasta hace unos días se creía nuestro antepasado más lejano, habitó en África hace 3,2 millones de años.

Este nuevo descubrimiento parece revolucionar las ideas que se tenían sobre los orígenes de la humanidad. Hasta ahora se creía que Lucy, una australopiteca hallada en Etiopía que vivió hace 3,2 millones de años, era el antecesor de todos los miembros del género humano.

Little Foot fue encontrado en la década de los 90 en Sudáfrica pero no ha sido hasta hace unos días cuando, debido a una serie de avances tecnológicos en los métodos de datación, se concluyó que su edad es de 3,6 millones de años.

Un proceso algo largo

El esqueleto fósil de Little Foot fue hallado hace 21 años en una cueva de Sterkfontein, Sudáfrica. Los restos se encontraron a más de 20 metros de profundidad y sepultados en la roca. Solo para sacar los restos a la superficie se tardaron 13 años, puesto que antes de nada se debían separar los huesos de la propia roca. Posteriormente, se han tardado tres años en limpiar y reconstruir todos los restos.

Desde el hallazgo de los restos no se llegó a un consenso sobre su verdadera edad. En un principio se estableció que podría tener entre 2 y 4 millones de años, pero cuando se realizó la nueva datación utilizando la moderna tecnología, la antigüedad se fijó en 3,67, poniendo fin al debate.

Este nuevo método utilizado se conoce como técnica cosmogénica. Se basa en el tipo de átomos de aluminio y berilio contenidos en el cuarzo del fósil. Estos elementos se convierten en una especie de reloj dentro de la pierda utilizando los rayos cósmicos venidos del espacio. La revista Nature publicó los resultados, y con un margen de error de 160.000 años, los restos quedaron datados de forma definitiva.

¿Cómo era su aspecto?

Al igual que Lucy, Little Foot fue un australopiteco hembra, aunque de una especie distinta. Lucy es considerada un Australopithecus afarensis, mientras que Little Foot pertenece a la especie Australopithecus prometheus. A diferencia de los afarensis, los prometheus eran de mayor tamaño y altura ya que median un poco menos de metro y medio. Además, poseían hombros muy fuertes y brazos largos.

Los australopitecos tenían un cerebro como el de los grandes simios actuales. Caminaban ya de manera bípeda y por ello se tiene la creencia de que una de las especies de australopiteco, concretamente la especie de Lucy, fue la que acabo evolucionando en el género Homo y dando origen a las especies de Homo habilis, Homo Ergaster y Homo sapiens.

Sin embargo, este nuevo hallazgo puede acabar con la creencia de que Lucy y su especie son nuestros antecesores. La datación de Little Foot como más antiguo que Lucy abre la puerta a la posibilidad de que su especie fuese la que realmente dio origen al hombre.

Mientras tanto, los expertos reconocen la importancia y la valía del trabajo pero coinciden en que lo mejor están aún por llegar. El final de la investigación llegará durante el próximo año, cuando se termine el estudio de los restos de Little Foot. Sobre todo tienen gran importancia el cráneo y los dientes, pues contienen rasgos claves para dilucidar si realmente fue nuestro ancestro.

A pesar de la importancia del nuevo descubrimiento, el autor del mismo, Ron Clarke, señaló que: “Es posible que nuestro verdadero ancestro no sea ninguno de los australopitecos que conocemos”. Y es que está claro que aún sabemos muy poco de la vida de nuestros antepasados prehistóricos.

Fuente de la imagen: www.cbsnews.com




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.