.
.

“Robots asesinos”, un futuro no tan lejano que preocupa a los científicos


 

Eduardo García Cancela – San Diego, California 10/04/2015

La creación de inteligencia artificial independiente del control del ser humano con capacidad para matar preocupa a buena parte de la comunidad científica. Tanto es así que la ONU reunirá en Ginebra durante cinco días a expertos en la materia a partir del lunes 13 de abril. Allí los científicos debatirán si prohibir o regular la producción de estos robots que aún no han sido fabricados.

Los llamados “robots asesinos” son máquinas capaces de matar deliberadamente sin la autorización o control de un humano. El término ha sido acuñado principalmente por Noel Sharkey, profesor emérito de Inteligencia Artificial y Robótica en la Universidad de Sheffield, en la campaña ‘Stop Killer Robots’. Según Sharkey, la reunión de la ONU en Ginebra se produce “porque ha habido tanto debate sobre los robots asesinos, que las delegaciones nacionales en la Convención sobre Armas Convencionales han decidido convocar a expertos para documentarse a fondo antes de tomar una decisión”, según recoge El País.

Precisamente, son algunos científicos de la Convención sobre Armas Convencionales los que pretenden que estas armas no lleguen a crearse nunca. Esta misma organización ya consiguió prohibir la producción de nuevos tipos de minas antipersona y láseres cegadores. El énfasis en que no se llegue a producir ni un solo robot radica en el riesgo de que caigan en las manos equivocadas, como estados irresponsables o grupos terroristas.

Los científicos que se oponen a su desarrollo argumentan que el uso de estos robots hará más fácil que los líderes políticos y militares recurran a la guerra por dos razones principales: no habría riesgo para sus propios soldados y sería muy difícil buscar responsabilidades, ya que las máquinas son independientes y no atienden a las leyes de la guerra.

Human Rights Wacht (HRW) y Harvard Law School’s International Human Rights Clinics publicaron el jueves un informe en el que describen el impacto de estos robots en el campo de batalla. El documento recomienda la prohibición del desarrollo, la producción y el uso de armas totalmente autónomas “a través de un instrumento legal internacional”. Entre sus argumentos, aseguran que aunque los robots “no se dejen llevar por el miedo o la ira, carecerían de compasión”, un elemento clave para evitar la muerte de civiles.

Bonnie Docherty, autora principal del informe, asegura que los cargos legales contra aquellos que produzcan y programen los robots serán muy difíciles de probar y que, sin responsables, no habrá disuasión para posteriores violaciones. Sin culpables, tampoco habría retribución para las víctimas ni condenados por las muertes de civiles.

Fuente de imagen: Getty Images



Editor de contenidos de Tempus Fugit. Es estudiante 3º de Periodismo y Relaciones Internacionales en la Universidad Antonio de Nebrija. Fue colaborador de la Revista 'Nuestra' de Nebrija y en el portal Actualidad Nebrija.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.