.
.

Un nuevo asesinato por el color de piel


Miguel Ángel Rodríguez Rodríguez – Madrid 10/04/2015

Walter Scott, un ciudadano negro estadounidense fue asesinado el pasado sábado en Carolina del Sur por un policía que le disparó por la espalda. Los sucesos fueron grabados por un viandante que iba de camino al trabajo.

Michael Slager, de 33 años, detuvo a Scott en un control policial por llevar una luz rota, tras bajarse del coche Scott echó a correr hasta llegar a un parque, donde recibió varios disparos por la espalda efectuados por el agente Slager. Tras abatir a tiros a Walter Scott, Slager le gritó que situara sus manos detrás de la cabeza. El trágico incidente fue registrado por Feidin Santana, un ciudadano de origen dominicano, que iba hacia la barbería en la que trabaja. Santana asegura que tras ver la persecución decidió grabar el suceso con la cámara del móvil y da gracias de haber podido estar allí en el momento indicado para poder conseguir justicia.

Slager aseguró que Walter Scott había intentado arrebatarle su arma y que se sintió amenazado, motivo por el cual acabo disparando al hombre desarmado. Sin embargo, tras la publicación del video la defensa de Slager se queda sin sustento. Numerosos juristas, oficiales de policía y ex fiscales han asegurado al ver el video que no se cumplen ninguno de los requerimientos esenciales para poder disparar a una persona, por lo que consideran dicha acción fuera de la legalidad.

Slager despedido y acusado de asesinato

El alcalde de North Charleston, Keith Summey, ha afirmado que próximamente los policías llevarán cámaras en el cuerpo para dejar constancia de todas las acciones que efectúen. Tras esto Slager fue despedido del cuerpo de policías y se enfrentará a un cargo por asesinato. Este no es un caso aislado, son muchas las quejas que los ciudadanos de North Charleston tienen sobre los agentes. El cuerpo de policía está formado, en su gran mayoría, por personas blancas, algo que no se corresponde a la distribución demográfica de dicha población, donde los ciudadanos negros son mayoría.

Los inicios de una oleada de violencia

La muerte de Scott ha vuelto a poner en el ojo del huracán la ola de violencia que se está produciendo en Estados Unidos por parte de ciertos agentes de policía en contra de los ciudadanos negros. El primer incidente ocurrió en agosto del 2014, cuando Michael Brown, un joven negro de Ferguson fue asesinado por Darren Wilson, un oficial blanco. El asesinato de Brown supuso el inicio de un periodo de manifestaciones pacíficas, protestas e, incluso, enfrentamientos violentos entre la población negra de Ferguson y la policía. Finalmente, el gobernador de Misuri tuvo que declarar el estado de emergencia en dicha población, establecer el toque de queda y movilizar a la Guardia Nacional.

El propio presidente de los Estados Unidos, Barak Obama, aseguró tras el incidente de Ferguson que existía un problema de desconfianza entre la Policía y las minorías a las que sirven. Además instó a los cuerpos de seguridad a que llevaran a cabo las medidas pertinentes para ganarse la confianza del pueblo estadounidense.

Aparecen más videos de asesinatos de este tipo

Desgraciadamente, la muerte del joven Michael Brown solo fue el inicio de una serie de altercados e incidentes entre la policía y ciudadanos negros. El último caso que se ha destapado ha sido esta misma semana, a consecuencia de la muerte de Walter Scott. Se ha publicado un video en el cual se puede observar como un oficial de Miami Gardens disparaba contra un hombre de color desarmado. Lavall Hall, quien sufría de esquizofrenia y había estado interno en un centro psiquiátrico durante 6 meses, fue tiroteado por un agente de la policía de Miami cuando paseaba alterado por la calle. La madre de Hall había llamado a la policía para solicitar su ayuda para hacer volver a su hijo a casa. Tras la negativa que Hall le dio a la policía, uno de los agentes decidió disparar su arma. El hecho, acaecido en el mes de febrero y está siendo investigado.

Decimos vivir en un mundo civilizado, jactándonos de ser el primer mundo y mirando por encima del hombro a aquellos países que viven en la miseria y cuyos avances tecnológicos son menores, sin embargo, deberíamos plantearnos en qué mundo vivimos nosotros en cuestión de humanidad. Tras cientos de años no hemos conseguido eliminar todos los prejuicios existentes hacia la raza, el sexo o la orientación sexual. Solo me queda recordaros lo que dijo un día Orson Welles: “El odio a las razas no forma parte de la naturaleza humana; más bien es el abandono de la naturaleza humana”.

Fuente de la imagen: www.scoopnest.com




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.