.
.

Un rescate cargado de negligencias: infierno de los espeleólogos españoles


espeólogos

Alicia Magdaleno Castaño – Madrid 10/04/2015

El rescate de los tres espeleólogos españoles, desaparecidos en el sur de Marruecos la pasada semana, no ha acabado como se esperaba en un principio. Dos de ellos han fallecido, y el único superviviente, Juan Bolívar, resume el rescate realizado por el Gobierno de Marruecos como una negligencia.

Tres espeleólogos españoles desaparecieron la pasada semana en el barranco de Wandrass, una zona montañosa entre Marraquech y Uarzazate. Estos iban de vacaciones con un grupo procedente de Sevilla, compuesto por seis personas, y se separaron del resto del grupo con intención de volverse a encontrar, pero esto no sucedió. Tras una larga búsqueda y un rescate aún más largo, dos de los tres espeleólogos desaparecidos han fallecido, mientras que el único superviviente, Juan Bolívar, ha relatado los hechos y ha calificado los movimientos del Gobierno de Marruecos como negligentes.

Dos de los hombres que desaparecieron eran agentes de la Policía Nacional, y otro era abogado y empresario. El primer fallecido fue este último, Gustavo Virués, un hombre casado de 41 años y con dos hijos, residente de la localidad gaditana de Chiclana. Según ha relatado Juan Bolívar, único superviviente de esta tragedia, él mismo vio caer a Gustavo, quien al despeñarse rebotó con varias piedras, y según cree, murió en el acto.
El segundo fallecido, el agente granadino José Antonio Martínez, de 41 años, había sufrido un fuerte golpe en la pierna y una contusión en la cabeza. Cuando dos gendarmes marroquíes acudieron en su búsqueda, colocaron a José Antonio en una camilla con la intención de subirlo “a pulso”, pero esta cayó al río, y el español tuvo que pasar una noche entera en el agua, momento en el que falleció.
Los restos de ambos fallecidos ya han sido repatriados a España, ya habiendo sido realizadas las debidas autopsias, aunque se realizará una segunda autopsia al cuerpo de José Antonio Martínez en el Instituto de Medicina Legal de Granada, tras haber sido autorizado por un juzgado granadino, según ha informado a Europa Press fuentes de la institución.

Un rescate calificado de negligente

Juan Bolívar, el único espeleólogo superviviente, ha declarado a los medios de Granada, tras detallar el relato de los seis días que pasaron atrapados, que el rescate que realizaron las autoridades marroquíes “no fue normal”. Actualmente este espeleólogo se halla en su ciudad descansando y recuperándose física y psíquicamente.

Se considera que el equipo de rescate marroquí actuó de manera negligente, que la muerte de José Antonio Martínez, por ejemplo, se podría haber evitado. También se responsabiliza de esta mala actuación al gobierno español por “creerse” a Marruecos y por “no poner los medios necesarios”, según ha comentado Juan Morillas, uno de los miembros de la expedición a Marruecos.

Por otro lado, Marruecos tardó demasiado en autorizar la llegada de un avión con equipos de rescate españoles. Según ha explicado el ministro de exteriores, García-Margallo, el avión español no pudo estar allí “cuando les hubiera gustado”.

Morillas ha asegurado que este desastroso rescate no va a quedar impune, y que se tomarán medidas legales, para lo que se han puesto en contacto con el juez Baltasar Garzón, para recibir asesoramiento. En el asunto de la muerte del agente de policía, se ha considerado que aquí el menor nivel de responsabilidad corresponde a los gendarmes marroquíes que intentaron rescatarle en pésimas condiciones, y a parte también se crítica que sólo se enviara a dos personas a rescatar a los espeleólogos.

Y por último, fueron el resto de espeleólogos españoles que formaban parte del grupo y no las autoridades marroquíes los que consiguieron localizar a sus compañeros, otro tema que resalta aún más la negligencia que se ha producido en este rescate.

Mientras que las familias de los fallecidos están algo aliviadas por haber conseguido repatriar los cuerpos de los dos españoles, se van formando cada día más motivos para denunciar este decepcionante rescate que puede haber causado una muerte que no se debería haber producido.

 

Fuente de la imagen: www.abc.es




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.