.
.

Ponte al día con las elecciones


Mikel Marlasca Marín – Madrid 01/05/2015

La proximidad de las elecciones y la incertidumbre acerca de sus resultados provoca un contexto político nunca antes vivido en España, donde cuatro partidos se disputan el país.

Queda menos de un mes para las elecciones y todo esta por decidir, cuatro partidos políticos serán la clave de estas nuevas elecciones autonómicas y municipales del próximo 24 de mayo. En este escenario incierto ciudades como Madrid y Valencia serán conejillos de indias en el marco de unas elecciones con dos partidos tradicionales, Partido Popular y Partido Socialista, y dos partidos de reciente aparición en el panorama nacional, Podemos y Ciudadanos.

Las encuestas, tradicionalmente herramientas cuyos resultados no distaban los unos de los otros, están al pie del cañón en esta contienda política. Semana tras semana se conocen nuevas encuestas y nuevos y sorprendentes resultados. Recientemente conocíamos que en el ayuntamiento de Valencia Ciudadanos está próximo a arrebatar al PP su hegemonía en este ciudad, mientras que el PSOE y Podemos se acercan a un ritmo inexorable. Esta ciudad paradigmática podría ser la herramienta, junto con Madrid, para entender el cambio político que se puede dar a nivel nacional, en unas no tan distantes elecciones generales.

En Madrid encontramos como las fuerzas de izquierda volverían a ser mayoritarias frente al Partido Popular que no cae tanto como en otras regiones debido a su Maggie Thatcher particular, que consigue frenar por poco la caída generalizada de los populares. A su vez, para sorpresa del electorado, no es Podemos, o Ahora Madrid (confluencia de partidos de izquierda como Izquierda Unida, EQUO o Podemos) la candidatura de izquierdas mayoritaria, por primera vez en mas de una década, los socialistas llevan la cabecera para encabezar un posible pacto post electoral para cambiar, tras varias legislaturas de gobierno popular, el color político Madrid. Sin embargo, será necesario prestar una especial atención a Ciudadanos, quienes resultarán de una vital importancia para el pacto de cualquier tipo y de cualquier color de cara al día posterior de las elecciones.

Este panorama electoral supone un cambio drástico en comparación con las elecciones de 2011, donde el Partido Popular arrasó (en todas las acepciones del término) en la práctica mayoría de las circunscripciones, relegando al Partido Socialista a la marginalidad aparente. Pese a este voto de confianza que dieron los electores al PP, al parecer este no ha sabido contener esos votos, que ahora se dividen entre las otras tres opciones políticas de moda en este momento, PSOE, Ciudadanos y Podemos.

La aparición de otros dos nuevos partidos “mayoritarios” ha supuesto la estocada final a los medianos y pequeños partidos, que ya no van a tener demasiado sobre lo que decidir. Izquierda Unida ha sido sobrepasada por un movimiento que empezó dentro de su propio espectro político, y que ya consiguió asustar a la dirección del partido en las pasadas elecciones europeas de Mayo, donde Cayo Lara empezó a verle las orejas al lobo. Pese a nombrar a un candidato joven y con tirón para las próximas elecciones generales (Alberto Garzón) no han conseguido estar a la altura mediática de su “rival” Podemos, quien ha fagocitado casi por completo a Izquierda Unida.

Por otro lado encontramos al cuasi unipersonal partido de Rosa Díez, quien ha visto como en los últimos meses destacados miembros de su partido han ido dimitiendo ante el monopolio de la toma de decisiones que ostenta Díez. Ello ha conllevado la perdida de candidatos de la formación magenta en comunidades como Valencia, donde el tan polémico Toni Cantó decidió renunciar a la candidatura de UPyD a la Generalitat Valenciana. A esto se le sumo en un breve período de tiempo la perdida del también candidato de la formación al principado de Asturias, que dejo la candidatura para encontrar la forma de confluir con Ciudadanos. Este hermano ideológico de UPyD le esta afectando de una manera similar a la que Podemos esta afectando a IU. La negativa de Rosa Díez de encontrar puntos de confluencia entre su partido y el de Rivera ha supuesto la perdida de gran parte del electorado del primero, así como de la diputada nacional Irene Lozano, cara visible del descontento dentro del propio partido.

En definitiva, se entiende que España ahora mismo posee un electorado profundamente confuso, pero irremediablemente interesado en la actualidad política de su país. Esto no debería de suponer algo negativo, dada la dejadez de los ciudadanos en la participación política de las últimas décadas. Hay quien afirma que nos encontramos ante una nueva transición, solo que esta vez nuestro deber será el de consolidar nuestra democracia a través de una creciente participación ciudadana.

Fuente de la imagen: www.clm24.es



Estudiante de 2º de Derecho y Relaciones Internacionales en la Universidad Antonio de Nebrija. También es miembro y colaborador del Club de Debate Nebrija, ha ganado el premio al mejor orador en la VII Liga de Debate San Francisco Javier (UNIJES) en la Universidad Pontificia de Comillas. Fue finalista del II Torneo de Debate Nebrija y Juez de Competencia de Discursos en la tercera edición del Campeonato Mundial de Debate en Español (CMUDE). Fue director de Fotografía del cortometraje 'Enarmonía', Finalista del XV festival de Cortometrajes ADN.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.