.
.

Cuba, objetivo internacional


Sergio Rupérez – Zaragoza 15/05/2015

El presidente francés, François Hollande, visitó el pasado lunes Cuba en el que fue el primer viaje de un dirigente galo a la isla desde hace más de un siglo. Su visita confirma el interés, tanto de EEUU como de Europa, por hacer negocios, a la espera de una liberalización.

François Hollande se adelantó el lunes a los demás líderes europeos visitando Cuba y reuniéndose, entre otros, con el propio Fidel Castro. Su viaje, dirigido a mejorar las relaciones políticas entre París y La Habana y, en especial, a abrir nuevas posibilidades de negocio para las empresas francesas en la isla, estuvo marcado por el reciente acercamiento entre EEUU y Cuba, con la suspensión del embargo en el horizonte.

Durante su visita, Hollande pudo charlar con los líderes cubanos sobre el futuro de la isla, no sin antes dirigirse públicamente, por primera vez en la Historia, a la sociedad en la Universidad de La Habana, pidiendo, sin paliativos, el cese del embargo que, en sus palabras, “ha perjudicado el desarrollo de la isla”.

Cuba, en el punto de mira

Sin duda, la visita del mandatario francés refleja bien el creciente interés de Occidente, en especial de EEUU y la Unión Europea, por hacer negocios en la isla y formar parte de su posible futura liberalización y, quien sabe, si democratización.

“Creo que es una señal de respaldo (internacional) a la reforma económica cubana y al escenario que se abre a partir del nuevo tono de las relaciones con Estados Unidos”, opina el economista cubano Pavel Vidal, que apuesta por una apertura de la isla. Mientras, aumenta el número de líderes que han visitado Cuba entre los que se encuentran Federica Mogherini, jefa de la diplomacia europea, el presidente de Turquía, los presidentes de Holanda y Japón y ex presidente español José Luis Rodríguez Zapatero.

El Gobierno de Raúl Castro, si bien es cierto que continúa como es evidente el sistema dictatorial, que dura ya más de medio siglo, ha conseguido, por otro lado, iniciar reformas; presionado seguramente por la realidad internacional, en especial por el acercamiento emprendido por Obama, que buscan acercar el país a la realidad del momento.

El papel de España en la isla

Está claro que si hay un país occidental que tiene históricamente relación con Cuba ese es España. La isla, perteneciente al territorio español desde la conquista hispana, ha sido sin duda una región muy codiciada, desde algunos sectores, desde que España perdió su poder sobre la misma en favor de EEUU.

En la actualidad, y tras las noticias de apertura pactadas entre Washington y La Habana, Madrid también ha intentado posicionarse en la carrera por reconquistar Cuba. El pasado noviembre, el ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel García Margallo, visitaba la isla con idea de trasladar los pulsos liberalizadores de la Administración Obama, pero, para su sorpresa, no fue recibido por Raúl Castro.

Por otro lado, el ex presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero sí fue acogido por Raúl en una visita el pasado febrero. Según el presidente y Miguel Ángel Moratinos; ex ministro de exteriores, que le acompañaba, el objetivo de la misma era dialogar sobre la eliminación de la pena de muerte. Otras fuentes manejan que la visita se debió en realidad a cuestiones comerciales, lo que confirmaría la teoría de que los distintos países europeos preparan ya su desembarco en la isla. Margallo tildó por aquel entonces la reunión de “desleal”.

Democracia, objetivo obligado

Tras la intención de Obama de levantar el embargo a Cuba, todavía sin confirmar por los republicanos en el Congreso, la isla vive sin duda un momento histórico que podría suponer la ansiada democratización, apertura y liberalización de un país descolgado del circuito internacional.

Está claro que Cuba debe emprender en el medio-largo plazo una modernización, seguro tutelada por las potencias occidentales, en especial EEUU y la Unión Europea, donde España debería ocupar un papel relevante. La dictadura castrista es difícil que aguante ya muchos años, más si cabe con Fidel a las puertas de la muerte, y Raúl con un pie en la democracia, muy alejado de Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, que se quedó visiblemente solo en la pasada Cumbre de las Américas, tras apoyar la permanencia del sistema comunista.

La Democracia es un sistema imperfecto, pero hasta ahora es el único que ha permitido a las naciones desarrollarse y lograr grandes niveles de igualdad, derechos humanos asegurados y el surgimiento del denominado Estado de bienestar. Es necesario que Cuba emprenda este paso y se conecte paulatinamente a un mundo cada vez más globalizado y competitivo.

Fuente de la imagen: RTVE.es

Reviews

  • Total Score 0%
User rating: 0.00% ( 0
votes )


Blogger Redactor en Madeinzaragoza, OcioUrbanoZaragoza y ScennicMagazine. También en TempusFugitNews. Periodista en construcción...


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.