.
.

La crisis dispara la desigualdad entre ricos y pobres


Jaime Llinares Taboada – Madrid 22/05/2015

En 2014, el sueldo de los directivos subió un 10%, y el de los empleados bajó un 0’6%. El informe de la OCDE señala que, en los 34 países que la integran, el 10% de los más adinerados posee el 50% de la riqueza, mientras que el 40% de los desfavorecidos solo tiene el 3%.

La OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) ha publicado su último informe sobre desigualdad, y los datos son los peores desde que se hace la medición. La crisis económica ha hecho especial mella en los estratos inferiores de la sociedad, mientras que las clases adineradas han pasado los últimos años casi intactas ante sus efectos.

Los datos que ofrece el informe acerca de los 34 países miembros de la organización ilustran el alcance de la situación. El 10% de los más ricos controla el 50% de la riqueza, mientra que el 10% más pobre se ha de conformar con el 3% de la restante.

Las diferencias entre ricos y pobres han existido a lo largo de la historia, pero los países desarrollados habían entrado en el nuevo siglo habiendo reducido considerablemente este problema. Sin embargo, la explosión de la burbuja inmobiliaria en 2007 provocó que se retrocedieran muchos años de golpe en este aspecto. Desde el inicio de la crisis y hasta 2011, el 10% los hogares españoles más pobres vieron reducidos sus ingresos en un 13%. El 10% de los más ricos tan sólo perdieron el 1’5% de sus ganancias.

España, un país señalado

El informe de la OCDE apunta a las decisiones gubernamentales como responsables de la situación. El aumento de los impuestos al consumo, los recortes en servicios sociales como la educación, la sanidad o las ayudas a los desempleados o las reformas laborales que facilitan el despido han sido consideradas como cuestiones determinantes. En este sentido, el ejecutivo que preside Mariano Rajoy ha quedado señalado.

La causa directa de estas cifras se puede encontrar en la profundización de la brecha salarial que se ha venido produciendo en España. Mientras el Gobierno anuncia el fin de la crisis, y las grandes empresas vuelven a recuperar el crecimiento de antes de la recesión, los empleados siguen sin ver mejorías en sus sueldos y casi todo el trabajo que se ofrece es precario, temporal y mal pagado.

El informe de la OCDE destaca además que la pobreza en nuestro país ha aumentado hasta el 18%. La crisis ha provocado que incluso personas con trabajo puedan tener un nivel de vida digno.

Un estudio elaborado por El País dice que, mientras los directivos han aumentado sus sueldos un 10% en 2014, el de los empleados siguió bajando, un 0,6%. Además, los consejeros mejor pagados del Ibex 35 ganaron un sueldo 104 veces mayor que el de sus trabajadores. Es evidente que la crisis no golpea a todos por igual.

Fuente de la imagen: www.rtve.es




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.