.
.

Reino Unido podría abandonar la Unión Europea antes de 2018


Eduardo García Cancela – Madrid 29/05/2015

El Gobierno de David Cameron trabaja en el proyecto de ley que permitirá el referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea. La convocatoria se realizará antes del final de 2017 y cuenta con el apoyo del partido laborista, que se opuso en un principio. Cameron arranca una gira europea para comunicar su decisión al resto de miembros de la unión.

La reina Isabel II ha inaugurado este miércoles el curso parlamentario británico tras las elecciones generales del 7 de mayo. Durante su discurso ha presentado los principales puntos en el programa del reelegido primer ministro, el conservador David Cameron. Entre ellos, destaca el anuncio del referéndum sobre la continuidad del Reino Unido en la Unión Europea, que el mandatario había prometido en campaña.

El mismo jueves se inició la tramitación parlamentaria del proyecto de ley en el que se establecerá el calendario de la convocatoria. El ministro de Exteriores, Philip Hammond, advirtió en una entrevista a la BBC que el referéndum también podría celebrarse en 2016, pero que “lo importante es hacerlo bien y no hacerlo rápido”.

Precisamente, David Cameron comienza la legislatura con una rápida gira europea en la que visitará a los jefes de Gobierno de Holanda, Francia, Polonia y Alemania. Además, ha confirmado que contactará con el resto de líderes de los 27 países miembros antes del Consejo Europeo del 25 y 26 de junio en Bruselas.

La pregunta que tendrán que responder los británicos en la consulta es: “¿Debería Reino Unido permanecer como miembro de la Unión Europea?”, con dos opciones de respuesta: “sí” o “no”. Tanto conservadores como laboristas, que accedieron a la celebración del referéndum este mismo fin de semana tras oponerse en campaña, pedirán el voto por el “sí” en las urnas.

El objetivo de Cameron es renegociar la relación del Reino Unido con la Unión Europea antes del referéndum, logrando concesiones en materia de inmigración o acceso de los europeos al mercado laboral. También pretende abordar otras propuestas como vetar las legislaciones europeas desde los parlamentos nacionales, exigir protección frente a los cambios en el mercado común a los países que no pertenezcan a la Eurozona y permitir al Reino Unido no firmar el principio, presente en los tratados, de caminar hacia “una unión cada vez más estrecha entre los pueblos europeos”.

Logrados estos puntos, Cameron confía en que el peso del argumento económico anime a los británicos a permanecer en un mercado de 500 millones de consumidores en el que se fortalezca el empleo y el crecimiento económico en Reino Unido.

Los euroescépticos del UKIP de Nigel Farage han conseguido que el censo excluya a los ciudadanos de la UE residentes en Reino Unido, que sí pudieron votar en el referéndum de independencia de Escocia, así como los británicos que lleven viviendo más de 15 años en el extranjero. La propuesta de los laboristas de que pudiesen votar los ciudadanos de 16 y 17 años también ha sido denegada.

Por el contrario, si votarán los ciudadanos irlandeses y de la Commonwealth residentes en territorio británico o en Gibraltar, que no pudieron hacerlo en las elecciones generales británicas.

Fuente de Imagen: euronews



Editor de contenidos de Tempus Fugit. Es estudiante 3º de Periodismo y Relaciones Internacionales en la Universidad Antonio de Nebrija. Fue colaborador de la Revista 'Nuestra' de Nebrija y en el portal Actualidad Nebrija.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.