.
.

La corrupción acaba con Blatter


Santiago Pérez Payá – Madrid 05/06/15

Con el escándalo de corrupción de la FIFA Joseph Blatter no ha aguantado la presión y ha dimitido 4 días después de su reelección como presidente del organismo. Iba a seguir cuatro años más al frente del futbol mundial pero la situación era insostenible y las pruebas muy evidentes.

Fueron 133 delegaciones las que quisieron re-elegir a Blatter como presidente por delante de las 73 de su único rival Ali Bin el Hussein. No parece que este mandato tenga el apoyo de todo el mundo” declaraba Blatter y por eso ha decidido convocar un congreso extraordinario entre diciembre de 2015 y marzo de 2016 para elegir a un nuevo presidente.

La misma semana del congreso, siete altos cargos del organismo habían sido detenidos por corrupción, entre ellos, dos vicepresidentes muy cercanos al líder. Según Blatter “se tratan de hechos aislados” pero según el Departamento de Justicia de EE.UU “son prácticas desenfrenadas, sistemáticas y desarraigadas”. Blatter se encuentra ahora en el punta de mira de los Estados Unidos que ha abierto una investigación federal según The New York Times.

Las quejas y peticiones de dimisión le habían llegado desde el presidente de la UEFA, Michel Platini, al primer ministro David Cameron. “La FIFA necesita una reestructuración profunda”, dice ahora Blatter, que la semana pasada pedía “una evolución y no una revolución”.

La justicia estadounidense ha destapado un escándalo de 10 millones de dólares destinados a sobornos muy relacionados con Jérôme Valcke, mano derecha de Blatter.

El presidente de la FIFA tenía en su contra a la federación estadounidense, la inglesa, la francesa e incluso la alemana y la holandesa mientras que recibía el apoyo de la española y de la rusa por miedo a perder el mundial de 2018.

Para rizar el rizo, a los problemas políticos y deportivos se le suma la fuga de patrocinios como el de Jhonson & Jhonson y el malestar de Visa o Coca-Cola.

Más casos de corrupción entorno a la FIFA

El diario italiano Corriere dello Sport denunció que la FIFA y el árbitro ecuatoriano Byron Moreno amañaron partidos en el Mundial de 2002 para favorecer a Corea del Sur, ante quien España cayó en cuartos tras ver anulados dos goles muy cuestionados. Una de las condiciones de aquel mundial era garantizar a la selección anfitriona un camino privilegiado durante el campeonato.

Otro de los amaños destapados tiene que ver con la clasificación para el mundial de Sudáfrica de 2010. Aquel famoso partido en el que Henry metió el gol de la clasificación con la mano fue muy polémico y dio lugar a numerosas conspiraciones. Ahora resulta que la Federación Irlandesa de fútbol recibió 5 millones de dólares por parte de la FIFA para que no se denunciase el caso.

Esto no ha hecho nada más que empezar e incluso el FBI está trabajando en el caso para seguir sacando a la luz todas estas irregularidades.

Esta dimisión deja ahora una nueva oportunidad para renovar toda la institución, de reformarla profundamente y de manera radical para que se vuelva a confiar honestamente y públicamente en este deporte.

Fuente de la imagen: www.fifa-champions.com



Estudiante de 3º de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.