.
.

El caso Zapata y los límites del humor en las redes sociales


Ana Belén Ramos Delgado – Madrid 19/06/2015

Guillermo Zapata, elegido por Manuela Carmena para ser el responsable de la concejalía de Cultura y Deportes en el Ayuntamiento de Madrid, ha desencadenado la polémica cuando se han sacado a la luz varios tuits publicados en el año 2011 con comentarios y ‘chistes’ ofensivos dirigidos a determinadas personas y religiones.

En los tuits que han causado tanto revuelo, podemos encontrar mensajes del edil tales como “¿Cómo meterías a cinco millones de judíos en un 600? En el cenicero”, o “Han tenido que cerrar el cementerio de las niñas de Alcaser para que no vaya Irene Villa a por repuestos”. Además, en 2014, Zapata aludió en otro de sus tuits a la banda terrorista ETA: “Se confirma que ETA además de criminal era idiota, con la cantidad de simpatizantes y aliados que tenía no fue capaz de tomar el poder”.

El concejal ha pedido disculpas públicamente en rueda de prensa por estos mensajes, sobre todo a la comunidad judía, y asegura que ni él, ni la formación de Ahora Madrid, tienen una ideología antisemita. Además, se ha defendido diciendo que los mensajes están fuera de contexto, y que siempre ha sido simpatizante del ‘humor negro’.

Como consecuencia, Guillermo Zapata dimitió de su cargo en el área de Cultura y Deportes de la capital, pero se mantiene al frente del distrito de Fuencarral-El Prado.

El puesto de Guillermo Zapata será ocupado por Celia Mayer Duque, que procede del núcleo fundador de Ganemos, y es licenciada en Ciencias Políticas en la Universidad Complutense de Madrid. Su primera tarea será gestionar los 100.000 euros que estaban destinados en el alquiler de un palco en el Teatro Real.

Reacciones políticas

Las reacciones políticas no se han hecho esperar, y el exconcejal de Ahora Madrid ha contado con partidarios y detractores en medio de la polémica. Figuras como Pablo Iglesias han destacado la actitud ‘responsable’ de Zapata al renunciar a su puesto, así como Iñigo Errejón o Juan Carlos Monedero, entre otros. “Curioso que Fraga, que firmó sentencias de muerte con Franco pudiera escribir la Constitución y se condene a otros por tuitear estupideces” ha declarado el ex secretario de Podemos.

Pero la actitud del edil también ha contado con numerosos comentarios negativos. Un ejemplo es el de Esperanza Aguirre, quien exigió su inmediata destitución a Manuela Carmena, además de culpar de lo ocurrido al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. Antonio Miguel Carmona ha querido mostrar también  su desacuerdo con lo sucedido en Ahora Madrid, cuyo voto permitió la entrada del partido a la Alcaldía. Además, pidió la dimisión inmediata del edil.

Manuela Carmena ha aceptado la renuncia de Zapata, y ha diferenciado además el caso de éste con el de otro concejal de la formación, Pablo Soto, quién publicó tuits ofensivos contra Gallardón o los bancos, puesto que afirma que él sí está arrepentido.

Otras declaraciones polémicas

Sin embargo, no es la primera vez que las redes sociales son testigo de comentarios ofensivos por parte de personalidades políticas en España. En 2012, la coordinadora de las Nuevas Generaciones del PP en Vigo, Andrea Hermida, dijo en su cuenta de Twitter: “¿Respetar a los homosexuales? Por supuesto que los respeto. No hacen daño a nadie, solo a sí mismos. A ver si algún día descubren la cura”. Pero no es el único caso: Jose Manuel Castelao, presidente del Consejo General de la Ciudadanía en el Exterior en el Gobierno del PP, aseguró también en 2012 que “las leyes son como las mujeres, están para violarlas”, declaración que le costó su puesto; Iris Abad, dirigente de Nuevas Generaciones  del PP en Valencia, publicó en 2012 en su cuenta de Facebook comentarios racistas y xenófobos, cuya polémica llevó al PP valenciano a negar que la joven formase parte de las filas del partido; o Susana Carmiño, concejala del PSOE en Vilagarcía de Arousa (Pontevedra), quien dimitió y pidió disculpas por un tweet en el que justificaba el asesinato de Isabel Carrasco.

El capítulo de la polémica sobre los límites del humor negro, protagonizados en este caso por el ya ex concejal de Ahora Madrid, se ha cerrado con su dimisión; la cuestión ahora, está en si servirá de experiencia para medir las palabras de otros políticos en las redes sociales, o si por el contrario, caerán nuevamente en los errores que un día condenaron.

Fuente de la imagen: El País (Bernardo Pérez)




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.