.
.

El acuerdo final para el rescate de Grecia sigue sin cerrarse


Jaime Llinares Taboada – Silleda 26/6/2015

Las reuniones entre los jefes de estado de los países del Eurogrupo este jueves volvieron a fracasar en su intento de conseguir una resolución definitiva para la ampliación del rescate al país heleno. Las instituciones han vuelto a rechazar las concesiones de Alexis Tsipras, que incluían incrementos en el IVA y la subida de la edad de jubilación. Pese al retraso, nada parece prever que Grecia y acreedores no consigan elaborar un acuerdo aceptable para ambas partes.

Tras dar comienzo este lunes las reuniones entre los representantes económicos, primero, y los primeros ministros, después, de los países del Eurogrupo sigue sin firmarse un acuerdo para la ampliación del rescate griego por seis meses, unos 7.200 millones de euros.

La fecha límite para la consecución del acuerdo es el 30 de junio, aunque para que a los parlamentos alemán y griego les dé tiempo a votar la resolución, ésta debe estar firmada el sábado. Ese día, el martes 30, Grecia tiene que pagar 1.600 millones al Fondo Monetario Internacional.

Pese al estiramiento de las negociaciones, todo parece indicar que los contendientes conseguirán llegar a un acuerdo. Estos rechazos sucesivos tienen un componente de cara a la galería, y buscan quedar bien y justificar el acuerdo que se tome finalmente, apelando ante los compatriotas a la complejidad de las reuniones. Como prueba, la afirmación de Angela Merkel de que la primera oferta de Tsipras era “una buena base”.

Una cuestión de números

Por lo tanto, el quid de la cuestión parece estar más en una cuestión de acercar los números que proponen instituciones (FMI, BCE y Comisión Europea) y Tsipras. El tema más candente es el de las pensiones y la jubilación, que el presidente heleno ha aceptado elevar hasta los 67 años.

El Fondo Monetario Internacional, que dirige Christine Lagarde, exige una bajada de las pensiones, ante la indignación de la sociedad helena, además de recortes en defensa. A cambio, la institución concedería mejores condiciones para el pago de la deuda. También han sido controvertidos la legislación laboral y el IVA, que Tsipras ha ofrecido subir.

Todo ello está provocando una gran crispación en Grecia. La sociedad se polariza entre los que desean un acuerdo, y que el país siga con la moneda única, y los nacionalistas, que critican las concesiones de Tsipras y piden la salida de la eurozona. Mientras tanto, más de 100.000 millones de euros en depósitos han salido de los bancos griegos desde el comienzo de la crisis.

Fuente de la imagen: www.expansion.com




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.