.
.

Occidente tiende puentes con Irán


EEUU acuerdo Irán

Sergio Rupérez – Zaragoza 17/7/2015

Las potencias occidentales acuerdan en Viena que Irán no tenga acceso a la bomba nuclear a cambio de suavizar las sanciones internacionales que lastran su economía. El pacto, que deberá ser refrendado en el Congreso de EEUU, ha alegrado a la población iraní e indignando a Israel, que considera el acuerdo un “error de proporciones históricas”.

El pasado lunes el grupo P5+1 que incluye a seis potencias mundiales (EEUU, Francia, Reino Unido, Rusia, China y Alemania) acordó confirmar el carácter pacífico de todas las actividades nucleares puestas en marcha por Irán.

Gracias a este pacto se hace efectivo el embargo durante cinco años de todo el suministro de armas al país islámico y se convierte a éste en un “estado amigo” con el que poder hacer negocios petrolíferos y ofensivas contra la amenaza del Estado islámico.

Acuerdo histórico

El acuerdo firmado por las potencias occidentales e Irán marca un antes y un después en las relaciones entre el mundo desarrollado y el país islámico y sobre todo supone una mejoría directa de la economía iraní, atenazada tras años de sanciones que le colocaron en una posición de absoluta marginación.

El pacto con occidente obligará eso si a que el país se vea examinado, como ya lo lleva haciendo desde hace un tiempo, por el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) para comprobar que se cumplen los compromisos acordados. De incumplirse algún precepto, las potencias tendrán legitimidad de denunciar a Irán ante la ONU siendo de nuevo impuestas duras sanciones en un plazo de apenas 65 días.

A partir de ahora, y tras la casi segura aprobación del acuerdo en el Congreso estadounidense, pese a la oposición republicana, se abre un proceso de acercamiento entre Irán, famoso enemigo occidental, y las potencias avanzadas que permitirá considerar al estado como un nuevo competidor y a la vez aliado. Y es que la república iraní se convierte así en un socio importante para EEUU y Europa pues puede contribuir a abaratar el precio del petróleo y a luchar contra el yihadismo, sin dejar a un lado, sin duda, la solución a la amenaza nuclear, no conseguida con países como Corea del Norte o Pakistán.

Las claves del pacto

Pero para entender bien en que ha consistido el pacto entre Occidente e Irán es importante conocer los puntos acordados a principios de semana en la capital austriaca.

Según lo pactado, Irán no podrá producir a partir de ahora uranio enriquecido durante 15 años, se deshará del 98% del material nuclear con el que cuenta y eliminará 2/3 partes de las centrifugadoras que posee instaladas.

A cambio, la ONU levantará todo tipo de sanciones vinculadas con materia nuclear pero con limitaciones como el obligado cumplimiento de todo lo acordado antes del cese de éstas, manteniéndose además durante cinco años para las armas y durante los próximos ocho para los misiles balísticos.

Reacciones al acuerdo

Como en otros pactos de esta importancia, las reacciones internacionales no se han hecho esperar.

El presidente de EEUU, Barack Obama, afirmó que el acuerdo “ofrece una oportunidad de avanzar en nuevas direcciones” y sentenció: “deberíamos aprovecharla”. Por otro lado, el presidente ruso Vladimir Putin destacó la “voluntad política” del grupo 5+1 y confió en que Irán cumplirá de forma plena lo acordado. “Podemos respirar con alivio”, aseveró.

Mientras, en la Unión Europea consideraron que el acuerdo “traza nuevas vías de cooperación”. En palabras de Martin Schulz, presidente de la Eurocámara, “marca el inicio de una nueva era en las relaciones entre Irán y el resto del mundo”.

Donde el pacto fue recibido, como es lógico, con más alegría es Irán. Las calles de Teherán se llenaron de miles de ciudadanos celebrando la finalización de las sanciones. Por otra parte, las mayores críticas al acuerdo vinieron de Israel. El primer ministro Benjamín Netanyahu afirmó que, en su opinión, gracias a lo acordado “Irán verá el camino libre para desarrollar armas nucleares”. “Es un día negro para todo el mundo libre”, llegó a afirmar el líder israelí.

Pacificar relaciones, una necesidad

El acuerdo logrado en Viena supone una positiva pacificación de las relaciones entre Occidente e Israel que a buen seguro conseguirán mejoras económicas en la región y que además permitirán alejar las amenazas terroristas que pudiera aguardar el país islámico.

Habrá que esperar, eso sí, a ver como se desarrolla el proceso y las potencias deberán comprometerse a vigilar a Israel ante los, aunque difíciles, posibles incumplimientos que pudieran hacer peligrar los avances.

La firma del pacto manda, sin duda, un mensaje al mundo, y en especial a los países más beligerantes, sobre la necesidad de entenderse entre naciones para lograr la paz, el desarrollo y la solución paulatina de los problemas sociales, los que debieran ser verdaderos objetivos de la Comunidad Internacional.

Fuente de la imagen: JOE KLAMAR AFP/Getty Images



Blogger Redactor en Madeinzaragoza, OcioUrbanoZaragoza y ScennicMagazine. También en TempusFugitNews. Periodista en construcción...


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.