.
.

Unas elecciones que no solventan nada


Artur Mas celebrando RTVE

Miguel Ángel Rodríguez Rodríguez – Madrid 02/10/2015

Tras las elecciones catalanas del pasado domingo Junts Pel Sí, coalición de varios partidos independentistas, ha logrado el 39,54% de los votos. Sin embargo, sus 62 escaños le obligan a contar con el apoyo de la Candidatura de Unidad Popular (CUP), también de ideología independentistas, para alcanzar la mayoría absoluta. El otro ganador de la noche fue Ciudadanos, que obtuvo 25 escaños, 16 más que en las pasados elecciones.

El pasado domingo fue un día importante para Cataluña. Desde que en enero de este mismo año Artur Mas, actual presidente en funciones de la Generalitat, anunciara el adelanto de las elecciones a septiembre, anticipándose 14 meses a la fecha prevista, los comicios fueron adquiriendo mayor importancia. Mas, junto con Oriol Junqueras, líder de ERC, y Antonio Baños, cabeza de lista de la CUP, fue diseminando la idea de que estas futuras elecciones serían plebiscitarias, pues tras la declaración de inconstitucionalidad de la ley de consultas catalanas en las que se apoyaba el 9-N, este era el único camino que quedaba.

La idea de unas elecciones de carácter plebiscitario fue repetida a lo largo de toda la campaña electoral en los mítines de los distintos partidos independentistas. Por otro lado, las fuerzas políticas que apoyaban la unidad de España se enfrentaban a estos comicios como unas elecciones autonómicas normales.

Los resultados de las elecciones

Llegado el día de las elecciones y debido a la importancia para el futuro de Cataluña, los colegios electorales empezaron a llenarse desde primera hora de la mañana. La participación se situó en un 77,44%, aumentando en 9,68 puntos respecto a las elecciones celebradas en 2012. En cuanto a los resultados electorales, Junts Pel Sí, la fuerza que integra Convergencia Democrática de Cataluña (CDC), Esquerra Republicana de Catalunya y diversos grupos independientes, obtuvieron 62 escaños. De esta forma Artur Mas perdía la mayoría absoluta situada en los 67 escaños. Esto supone una dura derrota para Artur Mas, pues Junts Pel Sí necesitará los votos de la CUP, quienes han afirmado que no apoyaran la proclamación de Mas como presidente.

Elecciones catalanas

El segundo ganador de la noche fue la formación presidida por Albert Rivera, que pasó de tener 9 escaños en el año 2012 a lograr un 17,92% de los votos y colocarse como segunda fuerza política en Cataluña con 25 asientos en el parlamento. El Partido Popular de Cataluña ha sido el gran perdedor de las elecciones, pasando de 19 escaños a 11 y situándose tras el Partido Socialista de Cataluña, con 19 escaños, y Catalunya Sí que es Pot, coalición de fuerzas de izquierda asociada a Podemos, que obtuvo 11 escaños.

Las principales reacciones

Durante la noche electoral las apariciones de los líderes políticos para hacer balance de la situación se fueron sucediendo. Artur Mas afirmó que los resultados eran una muestra de que “ha ganado el sí y la democracia” resaltando el “carácter plebiscitario” de los comicios.

Oriol Junqueras en representación de Junts Pel Sí añadió: “Disponemos de una mayoría más que suficiente para tirar adelante este proyecto, y en las próximas semanas nos tocará desde las instituciones y la calle poner fundamentos para crear este Estado independiente con el que hemos creído”.

Sin embargo, las declaraciones más destacadas fueron las de la candidata de Ciudadanos, Inés Arrimadas. Aseguró que los resultados eran un claro indicio de que la mayoría de los catalanes le “han dado la espalda a Artur Mas”. Tras esto, afirmó que desde Ciudadanos están dispuestos a “preocuparse de los problemas de todos, independentistas o no”, para concluir que seguirán “trabajando por todos los catalanes, ahora con el triple de fuerza”.

Las declaraciones de Antonio Baños, candidato de la CUP, durante el pasado lunes, dejaron bien claro que Mas no debe contar con sus votos para investirse como presidente de la Generalitat. Baños admitió que los resultados obtenidos en las elecciones eran “una derrota” en el plebiscito y aclaró que “la declaración unilateral iba ligada al plebiscito. No se ha ganado, no hay proclamación”.

Desde la prensa internacional la mayoría de los medios resaltaron la victoria de los partidos independentistas en escaños, pero no en votos, algo importante en unas supuestas elecciones plebiscitarias. Toda la prensa internacional coincide en el importante trabajo que queda por hacer en España para lograr una solución a este problema.

La imputación de Mas

Dos días después de los comicios, en plenas negociaciones para formar gobierno, Mas recibía la citación del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) para declarar como imputado por la consulta independentista del pasado 9 de noviembre. La querella a la que se enfrenta, interpuesta por la Fiscalía General del Estado, le acusa de la comisión de delitos de desobediencia grave, prevaricación, malversación y usurpación de funciones en el proceso participativo del 9-N. Las penas que podrían conllevar estos delitos son la inhabilitación para el ejercicio de un cargo público.

La imputación a Artur Mas ha sido considerada por muchos como un acto negativo, ya que podría suponer el convertir a Mas en un mártir. Esta idea se ha visto agravada por el hecho de que el presidente en funciones de la Generalitat tenga que acudir a declarar el 15 de octubre, el día que se cumplirá 75º aniversario de la muerte de Lluís Companys, abogado y político de ideología catalanista y republicana, líder de Esquerra Republicana de Catalunya. Sin embargo, Artur Mas ha declarado que él no tiene “vocación ni de mártir ni de héroe”.

Es un momento complicado el que nos toca transitar ahora, pues el movimiento independentista catalán liderado por Artur Mas cree que puede alcanzar su objetivo sin lograr, ni siquiera, la mitad de los votos. Sin embargo, no debería considerarse que la culpa sea solo de Mas, sino también de Mariano Rajoy, pues su torpe actuación frente a este problema durante los últimos años nos ha conducido a donde nos encontramos ahora mismo. Aunque ahora sea un poco tarde, habría que recordarle a los dos presidentes la frase de John F. Kennedy: “Nunca negociemos desde el temor y nunca temamos negociar”.

Fuente de la imagen: RTVE.es




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.