.
.

El AVE de Catalunya, paralizado


Ave catalunya

Andrea Cuchillero Coll – Sants/ Barcelona 09/10-/2015

La estación de Barcelona Sants era un auténtico hervidero el pasado 7 de octubre. La línea de Alta Velocidad que conecta Madrid, Barcelona y la Frontera Francesa, se encontraba sin servicio por una avería en uno de los tramos. Por ello, miles de pasajeros se encontraban a la espera de conocer una solución para llegar a su destino.

Trabajo, ocio, vuelta a casa…. Estos eran algunos de los motivos que llevaron a 13.000 pasajeros a viajar en AVE desde Barcelona el pasado miércoles. A primera hora de la mañana, los servicios de ADIF avisaban del paro temporal de los trenes Alvia y del AVE que comunica Madrid-Barcelona y la Frontera Francesa a causa de una averia.

Sabotaje en las vías

Eran las 7:00 horas cuando las alarmas saltaban en la Red Ferroviaria de Alta Velocidad. Como ya es habitual en Catalunya, al inicio se creía que se había dado de nuevo, un robo de cobre de la toma de tierra, pero los Mossos d’Esquadra y la policía científica llegaban a la conclusión de que el acto vandálico y el consecuente parón de la línea, se daban por el corte de los cables de fibra óptica , que se encuentran en las vías que conectan el AVE y el ALVIA y que provocan que el convoy pueda circular a más de 200 km por hora.

Las fuentes policiales derivan el acto a un sabotaje, ya que este tipo de cable no tiene ningún valor en el mercado, al no poder fundirse ni reutilizarse y tampoco se había realizado el corte en un tramo de fácil acceso ya que se ha dado en km 570 en La Granada ( Barcelona).

Según ha informado ADIF a la Agencia EFE, al conocer el suceso, ha interrumpido comunicación el tráfico al saber que estos cables son los que controlan la circulación ferroviaria y podían producirse accidentes.

Cada vía está compuesta por un cable de fibra óptica principal y uno secundario que actúa en caso de que falle el primero. Ambos han sido cortados por los perpetradores de los que se desconoce la identidad.

La hipótesis principal se basa en un acto vandálico, en el que los ladrones no supieron cortar el cobre, ya que solo se llevaron 25 cm del mismo y cortaron el cable de las vías accediendo a unas arquetas situadas en las bandas de cada catenaria. Este acto es muy concurrido en Catalunya ya que el 50% de los robos se han producido en la comunidad.

La estación de Sants, abarrotada

La principal estación catalana, por la cual pasan todas las líneas que conectan las comarcas catalanas entre sí y con otras comunidades autónomas, está acostumbrada a tener un alto tráfico, pero hoy no cabía ni un alfiler. El McDonlad’s de Sants no tenía ninguna mesa vacía ni dentro ni fuera del establecimiento, generando colas que llegaban a la entrada de la vía 13 y 14 que conecta Tarragona con el centro neurálgico de la ciudad.

Otra acumulación de gente se daba en las taquillas y en atención al cliente de Renfe, en la que se encontraban los clientes molestos ya que como indicaba uno a Tempus Fugit, hoy había perdido su día de trabajo. Muchos de los viajeros, estaban expectantes de regresar a sus casas con el motivo del puente del Pilar y se mostraban nerviosos por la noticia.

La confianza de Renfe se ha visto dañada

Según ADIF, la circulación no se ha establecido hasta las 16:00h de la tarde, ya que se debían tomar las medidas de seguridad necesarias para evitar accidentes y tragedias.

Han sido muchos los pasajeros que han decidido tomar otro camino. La central de coches de alquiler que se encuentra en la misma estación, se ha visto obligado a cerrar ya que a media mañana ya no tenía vehículos que ofrecer a los clientes.

Por tanto, el protagonismo de la noticia se ha extrapolado al aeropuerto del Prat, en el que las centrales de coches de alquiler han seguido ofreciendo sus coches y las aerolíneas han vendido los últimos billetes que quedaban, aunque el puente aéreo entre Barcelona-Madrid ha sido el que más afluencia de pasajeros de última hora ha recibido.

Pero éste solo ha sido el mal menor, ya que Renfe y Rodalies de Catalunya no son un servicio muy querido por la población a causa de sus reiteradas incidencias en sus líneas y la confianza de los pasajeros se ha visto truncada una vez más, tras el sabotaje y añadiendo la huelga de maquinistas que se está produciendo todos los viernes desde el mes de septiembre.

A esperas de conocer la identidad y las verdaderas causas del suceso, nos encontramos en un punto en el que la confianza del ciudadano se ve dañada una vez más por un acto del que no se sabe el motivo ya que puede ir desde un acto vandálico hasta un acto de terrorismo. Por ello, políticos y autoridades deben ponerse de nuevo manos a la obra para evitar este tipo de sucesos y tomar medidas para el robo de cobre en Catalunya ya que es un acto que complica a menudo a miles de pasajeros.

Fuente de la imagen. www.rtve.es




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.