.
.

El gobierno español no se pronuncia ante la ejecución de un joven saudí


España ejecución Saudí

Jaime Llinares Taboada – Cracovia 09/10/2015

Ali al-Nimr, de 20 años de edad, ha sido condenado a morir por las autoridades de Arabia Saudí por participar en varias protestas en 2012. El ejecutivo que preside Mariano Rajoy, así como la Casa Real, han evitado hacer ninguna declaración de condena a un caso ignorado en los grandes medios de comunicación.

Tenía tan solo 17 años cuando fue detenido por su implicación en las manifestaciones que se sucedieron en la Provincia Oriental de Arabia Saudí desde 2011, con el objetivo de reclamar una democracia de verdad y acabar con el régimen autoritario. Se le acusó de participar en manifestaciones contra el gobierno, atacar a las fuerzas de seguridad, estar en posesión de una ametralladora y cometer robos a mano armada. Ali al-Nimr es su nombre. Un activista en uno de los países en el que más penas de muerte se ejecutan.

El joven ha afirmado que el juicio fue tremendamente injusto, basado en confesiones extraídas mediante la tortura. Además, también le negaron su derecho a reunirse con un abogado y a apelar contra la condena que le condenaba a la muerte.

Desde el 27 de mayo, Ali al-Nimr es oficialmente un sentenciado a muerte. Las autoridades le decapitarán, y posteriormente crucificarán su cadáver.

PP y Casa Real guardan silencio

La Marea se puso en contacto con distintas instituciones españolas, ya que nuestro país mantiene unas relaciones muy buenas con el ejecutivo saudí. El Partido Popular, que enarbola la bandera de la lucha por la defensa de los derechos humanos en países como Venezuela, no quiso hacer ningún tipo de declaración al respecto. Ni siquiera el Ministerio de Asuntos Exteriores quiso tomar postura ante un tema que ha sido sistemáticamente obviado en los grandes espacios informativos de nuestro país.

En el artículo, firmado por Antonio Maestre, se puede leer el siguiente texto: “Para hacer este artículo, se ha intentado recabar la postura de los partidos que han tenido responsabilidad de gobierno. También la de las instituciones gubernamentales que mantienen relación de forma directa con el régimen saudí y otros actores implicados y concienciados con los DDHH en el exterior. Desde el viernes por la mañana, hemos contactado por correo y teléfono, en repetidas ocasiones, con la embajada de Arabia Saudí en España, con Íñigo Henríquez de Luna y Esperanza Aguirre, del PP de Madrid por su implicación directa con los DDHH en otros países. Con miembros de la comisión de Exteriores del grupo del PP en el Congreso, con representantes de exteriores del PP en la ejecutiva nacional. Con el Ministerio de Fomento, por la relación directa con el régimen saudí de la ministra Ana Pastor en las gestiones económicas y empresariales por la construcción del AVE a La Meca. Ninguno de ellos ha querido responder a nuestras preguntas“.

Por su parte, el Partido Socialista Obrero Español, por medio de su responsable de cultura y movimientos sociales, Iván García Blanco, ha declarado que instarán al Gobierno a tomar alguna medida y que trasladarán el caso al Parlamento Europeo y a su comisión de Derechos Humanos.

Triste mundo

La bajeza moral del mundo en el que vivimos queda de manifiesto una vez más ante la negativa a condenar un acto de tal crueldad para no dañar unas relaciones que afectan a los intereses económicos de determinadas personas.

Hoy los derechos humanos no son lo primero en la lista de prioridades de un gobierno. Ni siquiera la vida de una persona. Ha quedado demostrado con este caso. Además, tampoco son lo primero en la lista de prioridades de los medios de comunicación. Bueno, depende. Si se cometen detenciones en Venezuela sí irán en portada de los informativos. Si se cometen decapitaciones en Arabia Saudí, tal vez sí o tal vez no. Triste pero cierto.

Fuente de la imagen: The Sidney Morning Herald




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.