.
.

Ciudadanos, la amenaza para el bipartidismo


albert rivera

Andrea Valladolid Ruipérez – Madrid 16/10/2015

La última encuesta realizada los días 7 y 8 de octubre por Metroscopia, relativa a la intención de voto y a la valoración de los líderes de los partidos políticos que se presentan a las próximas elecciones generales, trae consigo importantes cambios en el panorama político español. El más significativo: la tendencia al alza de Ciudadanos en detrimento de Podemos.

Encabezando el ranking de intención de voto en unas elecciones generales que se celebrasen mañana encontramos al PSOE de Pedro Sánchez, con un 23,5%, un porcentaje 1,1 puntos inferior al que obtuvo en septiembre. En una cercana segunda posición, el PP obtendría un 23,4% de los sufragios, un resultado que no ha variado con respecto a la estimación del mes anterior.

Uno de los aspectos más destacados afecta al partido que lidera Albert Rivera, Ciudadanos, que, según esta encuesta, se alzaría como la tercera fuerza política en los comicios del próximo 20 de diciembre. El porcentaje de voto para Ciudadanos en unas inminentes elecciones generales sería del 21,5%, es decir, aumenta 5,4 puntos en tan solo un mes.

Frente al auge de Ciudadanos, Podemos desciende 4,5 puntos, pasando de un 18,6% en el mes de septiembre a un 14,1% en el mes de octubre. Un aspecto a destacar teniendo en cuenta que cede el tercer puesto a Ciudadanos, que se erige como una fuerza política crucial en caso de empate entre las dos organizaciones que encabezan el ranking, PSOE y PP.

Por lo que respecta al porcentaje de abstención, este disminuye 4 puntos desde septiembre y se sitúa en un 23%.

Para analizar correctamente los resultados arrojados por el estudio es necesario aplicar el margen de error, en este caso 2,9. Tras esto cabe afirmar que no puede determinarse un claro vencedor de las próximas elecciones generales. Lo que sí puede confirmarse es que, a día de hoy, Ciudadanos obtendría un mejor resultado que Podemos en los comicios del 20 de diciembre.

En cualquier caso, la tendencia al alza de Ciudadanos se vio reflejada en las pasadas elecciones catalanas donde se hizo con el 18% de los votos, casi triplicando el dato de 2012 y convirtiéndose en el partido constitucionalista más votado. A ello se añade la primera posición obtenida en el ranking realizado por Metroscopia para la Comunidad Valenciana. Esto convierte a Albert Rivera y a su partido en piezas decisivas para constituir una mayoría de gobierno que podría estar encabezada por el PP o por el PSOE, o para acabar con el bipartidismo tradicional.

Los socialistas, por su parte, podrían compensar los votos destinados a Ciudadanos, acaparando los votantes perdidos por Podemos. Esto es así puesto que, según el sondeo, el porcentaje de votantes tradicionales del PSOE que pensaban votar a Pablo Iglesias se ha reducido a la mitad desde el mes de septiembre. La evolución negativa del partido tiene su reflejo también en las elecciones catalanas. Al contrario que Ciudadanos, Podemos no cumplió sus expectativas. La candidatura Catalunya Sí que es Pot, donde se integra la organización, logró 11 escaños.

Por lo que respecta a la valoración de los líderes de los principales partidos políticos que concurren a las elecciones, los resultados vuelven a ser favorables para Ciudadanos. Según los datos, Albert Rivera es el que menos rechazo despierta entre los encuestados ya que obtiene el mejor saldo evaluativo -aprobación y desaprobación- con un 16%. El peor dato lo soporta el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con un -48% de saldo evaluativo, seguido del -32% de Pablo Iglesias. Pedro Sánchez y Alberto Garzón (Izquierda Unida) empatan con un -16%, lo que implica que su grado de aceptación entre la población es destacado. Esta misma línea siguen los resultados relativos a la pregunta “¿a qué partido no votaría en ningún caso?”. El ranking vuelve a situar desfavorablemente al PP (52%) y a Podemos (37%), mientras que favorece al PSOE (13%) y a Ciudadanos (7%).

Reacciones a los cambios

Tras conocer los resultados de los últimos sondeos, las reacciones de sus protagonistas no se han hecho esperar. José Manuel Villegas, vicesecretario general y jefe de gabinete de Ciudadanos, acata con optimismo los datos de la encuesta de Metroscopia y señala la nueva estrategia que podría adoptar la organización que lidera Albert Rivera: “Me parece destacable el gran margen de crecimiento que podríamos tener aún entre ciudadanos que tienen intención de votar al PSOE”. Esta afirmación se basa en uno de los datos favorables para Ciudadanos que señala que el 61% de los votantes del PSOE querrían un Gobierno encabezado por Albert Rivera en el caso de que no obtuvieran la victoria PP o PSOE.

En el lado contrario, los dirigentes de Podemos exponen en las redes sociales su incredulidad y descontento con los últimos sondeos mediante la etiqueta #YoVotaréPodemos. El secretario general de la organización, Pablo Iglesias, ha publicado en Twitter: “¡A pesar de lo que digan algunos, el 20-D salimos juntos a ganar!”. Además, los líderes de la organización defienden la necesidad de separar los resultados obtenidos en las elecciones catalanas del 27S de los de las próximas elecciones generales. Por otro lado, Podemos siempre se ha mostrado escéptico con las encuestas, algo que ratifica el número dos de la organización, Íñigo Errejón: “La gente normal no hace encuestas, así que en general las hacen quienes tienen algo de dinero, pero también intentan a menudo decirles qué tienen que votar”.

Por otro lado, Podemos realizó entre el 10 y el 24 de septiembre un sondeo basado en 1738 entrevistas telefónicas y difundió el pasado lunes 13 de octubre los resultados, con el objetivo de contrarrestar las interpretaciones dadas a la encuesta de Metroscopia. Según el estudio, el PP obtendría la victoria en las elecciones generales con un 27%-29% de los votos estimados. Podemos, Ciudadanos y PSOE lograrían un empate técnico con un 19%-21% de los sufragios.

Carolina Bescansa, responsable del programa y secretaria de Análisis Político y Social de Podemos, y su equipo plasmaron en un informe las principales conclusiones a las que llegaron con su estudio: “Es indiscutible que el proceso de cambio político avanza, pero sería ingenuo creer que la llegada de los nuevos partidos deshace (…) las bases de los viejos partidos (…) Todavía no estamos en condiciones de poner en marcha un Gobierno propio en España”. Sin embargo, la número tres de Podemos también recalcó que la organización no pretende convertirse en una simple fuerza de apoyo: “La forma en la que concebimos un acuerdo de gobierno con el PSOE es que Podemos obtenga mejores resultados que el PSOE”. Carolina Bescansa espera que, cuando terminen de elaborar el programa electoral, la situación dé un giro favorable para la organización: “Estamos preparados para competir, salir a ganar y gobernar si lo logramos”.

¿Debatir o no debatir?

Ante la proximidad de las elecciones y el revuelo causado por los últimos sondeos, los líderes de las principales organizaciones han discutido la posibilidad de celebrar un debate electoral.

Albert Rivera ha ratificado este martes, en una entrevista al programa Más de Uno de Onda Cero, su propuesta a la Academia de la Televisión de celebrar un debate electoral entre los cuatro candidatos principales a las elecciones generales. Pablo Iglesias se suma a la petición argumentando que los debates electorales son “una obligación de cualquier democracia avanzada”, pero impone una serie de condiciones como “permitir preguntas de la ciudadanía” y que las cuestiones debatidas no sean conocidas ni por los candidatos ni por sus equipos.

Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, muestra también una postura favorable al debate: “Quiero debatir con todos, de todo y sin cortapisas”. Además, retó a Mariano Rajoy a aclarar cuál es su predisposición. Este todavía no se ha pronunciado.

Los debates electorales en España todavía no están regulados por la ley. De esta forma, su celebración o no, así como las condiciones para su puesta en marcha, dependerán de la Junta Electoral Central (JEC) y del acuerdo con las televisiones. Esta organización se ha mostrado flexible en los últimos meses al permitir la participación en estos espacios de partidos políticos que todavía no tienen representación institucional, pero que se espera que la tengan, como es el caso de Podemos y Ciudadanos. Por lo pronto, el primer encuentro televisivo se producirá precisamente entre los líderes de estas dos organizaciones, Pablo Iglesias y Albert Rivera, que se verán las caras el próximo domingo 18 de octubre en el programa ‘Salvados’ de Jordi Évole.

En un contexto político dominado cada vez más por el multipartidismo, la incertidumbre con respecto al futuro político de nuestro país no para de crecer. Mientras las fuerzas tradicionales, PP y PSOE, siguen disputándose el primer puesto en todos los sondeos; las nuevas organizaciones, Ciudadanos y Podemos, se convierten en piezas clave para asegurar una mayoría parlamentaria que permita a PP o a PSOE gobernar, o bien para acabar con el bipartidismo. La versatilidad de las últimas encuestas solo augura un futuro incierto. Partidos y dirigentes deben, ahora más que nunca, mostrar sus cartas a una ciudadanía que demanda a gritos transparencia y regeneración democrática.

Fuente de la imagen: Atlantic Sentinel




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.