.
.

Familias coreanas se reencuentran tras 60 años de separación


AFP - Foto principal

Miguel Ángel Rodríguez Rodríguez – Madrid 23/10/2015

Cuatrocientos surcoreanos han cruzado esta semana el paralelo 38 para viajar a Corea del Norte y poder reencontrarse con sus parientes tras 60 años de separación. Los encuentros, celebrados durante tres días, se engloban dentro de un acuerdo para relajar tensiones firmado por las dos Coreas el pasado agosto.

Desde la guerra de Corea (1950-1953) miles de familias han estado separadas, sin tener noticias de sus familiares. Sin embargo, tras seis décadas, 96 familias van a poder reencontrarse y poder volver a abrazar a sus seres queridos. Este será el veinteavo reencuentro que celebran los dos países desde 1985 y que llevaba varios años sin tener lugar por la negativa del país de Kim Jong-Un.

Las condiciones del encuentro

Los cuatrocientos surcoreanos, elegidos por sorteo entre 65.000 ciudadanos de Corea del Sur que deseaban reencontrarse con sus familias, partieron el pasado martes de la ciudad de Sokcho, al sureste del país democrático. La comitiva, compuesta por varios autobuses acompañados por cuatro vehículos de la Cruz Roja, dos de ellos ambulancias, cruzó el paralelo 38, fuertemente militarizado, en su camino al complejo fortificado del monte Kumgang.

Los encuentros entre los distintos familiares estuvieron cargados de emoción, tanto aquellos hermanos que podían volver a abrazarse, hasta aquellos que veían por primera vez a sus abuelos o tíos. Sin embargo, estas reuniones que se celebraron durante tres días tenían ciertos límites. Tan solo pudieron reunirse en seis ocasiones, algunas veces de manera pública y otras privadas y con una duración máxima de dos horas cada vez. El escaso tiempo de visita y las separaciones resultaron de una dureza extrema para los familiares, muchos de ellos octogenarios que vivieron la guerra de Corea.

AFP - Foto 2

El encuentro sirvió para demostrar la gran diferencia económica que existe entre las dos Coreas. Pese a que el Régimen de Corea del Norte asegura, en todo momento, que en su país no existe pobreza, los ciudadanos norcoreanos quedaron extasiados con los regalos que recibían de sus vecinos del sur.

En la reunión celebrada en el 2012 entre los dos países, varios ciudadanos surcoreanos se quejaron de que sus familiares se vieron obligados a pronunciar discursos políticos en defensa del régimen político de Kim Jong-Un. Esto ha provocado que en estos últimos encuentros el presidente norcoreano prohibiese que se hablase de política.

¿Qué provocó la guerra de Corea y la separación de estas familias?

La península de Corea llevaba ocupada por el Imperio de Japón desde 1910 hasta el final de la Segunda Guerra Mundial. Tras la capitulación incondicional de Japón el 15 de agosto de 1945, la península coreana se dividió en dos partes por el paralelo 38. La zona norte, ocupada por las tropas soviéticas, y la zona sur, donde se instalaron los militares estadounidenses. Esta situación continuó así hasta 1948, cuando se celebraron unas elecciones generales en toda la península. Los resultados provocaron un fuerte encontronazo entre los dos países y la tensión se fue incrementando poco a poco.

AFP - Foto 3

Ya en el año 1950 se inicia una escalada de violencia en la frontera, que concluye con la invasión de Corea del Sur por parte de los norcoreanos. Llegados a este punto, Estados Unidos y la Organización de las Naciones Unidas entraron en el conflicto para ayudar a Corea del Sur y obligaron a las tropas invasoras a replegarse más allá del paralelo 38. La entrada de agentes externos en la guerra provocó la aparición de China, que junto con el armamento enviado por la URSS, permitió que los norcoreanos nivelaran la situación y volvieran a la frontera original.

Finalmente, en 1953 concluyó la guerra con un armisticio y se creó la zona desmilitarizada de Corea, cuatro kilómetros de ancho entre los dos países. Sin embargo, durante los siguientes años las escaramuzas entre ambos países continuaron. No fue hasta 1991 cuando las dos Coreas firmaron un acuerdo de reconciliación, no agresión, cooperación e intercambio. A partir de este momento se vivió un periodo de estabilidad entre ambos países.

Las armas nucleares y las pruebas nucleares que se realizaron en Corea del Norte durante los años 2006 y 2009 fueron el principio de otra grave crisis entre Seúl y Pyongyang. La indignación de la comunidad internacional y las sanciones del Consejo de Seguridad provocaron un recrudecimiento en las relaciones bilaterales entre las dos Coreas. El culmen de este conflicto llegó en el año 2013, dos años después de la muerte del líder norcoreano Kim Jong-il, cuando Corea del Norte declaró la denuncia unilateral de todo acuerdo de no agresión vigente y declaró la guerra a Corea del Sur asegurando que estaba lista para el combate. En 2014 se reiniciaron las relaciones diplomáticas entre los dos países, permitiendo, entre otros, la celebración de estos encuentros.

Está claro que las relaciones entre estos dos países, con el mismo origen, siempre han sido tensas. Sin embargo, el ver reflejado la injusticia con la que gobierna un estado en la incapacidad de sus habitantes para reunirse con sus familias más que 12 horas en 60 años es algo que nos debe abrir los ojos. Además, pensemos que muchos de estas personas que han viajo a un país vecino para poder reencontrarse con sus hermanos, primos o abuelos, no volverán a tener la oportunidad de estrechar entre sus brazos a sus familiares.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.