.
.

Madrid: capital europea en desigualdad social


Madrid

Ignacio Romo – Madrid 23/10/2015

Un estudio recientemente publicado ha colocado a Madrid como la capital de Europa con más desigualdad social. El estudio analizaba las capitales de 13 países, entre los que se encontraban Italia, Inglaterra, Holanda o Austria.

Tan solo diez años han bastado para que Madrid sea la capital europea con más desigualdad. En 2001 fue la última vez que se realizó éste estudio y la ciudad española se situaba en los niveles medios, pero a partir de 2011 comenzó la polarización.

En estos diez años ha estallado la burbuja inmobiliaria, ha aumentado el desempleo y la ciudad se ha empobrecido. El origen del problema se encuentra principalmente en la crisis económica del 2008, pero también puede observarse un problema estructural que radica en las escasas políticas públicas que ha realizado el Partido Popular en la capital desde el 2001.

Las viviendas sociales públicas, la clave

El estudio, llamado Socio-Economic Segregation in European Capital Cities. East Meets West, explica que el aspecto clave que más ha afectado a la segregación y la desigualdad ha sido la vivienda, y en concreto la falta de políticas de vivienda pública. El boom inmobiliario previo a la recesión económica provocó que se separase a la sociedad madrileña en barrios según su poder adquisitivo. Las personas con mayor capacidad económica se instalaron en zonas más ricas mientras que las personas con menos dinero se juntaron en barrios “de segunda.” El PP madrileño se olvidó de las políticas sociales de vivienda excusándose en que el terreno de la capital era muy caro, lo que incapacitaba el desarrollo de políticas de inclusión social.

Este hecho provocó la polarización de la sociedad. En 2001, cohabitaban en los mismos barrios tanto directivos como desempleados, nada más lejos de la realidad madrileña actual. Hoy nos encontramos con que la media de parados en la zona norte de Madrid no llega el 17%, mientras que en el sur encontramos un 23%. Aún podemos concretar más observando que en unas áreas como Distrito de Chamartín existe 15,8% de paro y en otras como Puente de Vallecas se observa un porcentaje de desempleo que asciende a casi el 29%. Pero no solo el desempleo es un factor diferencial. Los servicios públicos, las zonas verdes, el fracaso escolar o las instalaciones deportivas varían mucho dependiendo de la zona.

También hay pobreza en los barrios ricos y se manifiesta en forma de pobreza vergonzante. Este nuevo tipo de miseria económica nace del envejecimiento crónico de la sociedad y consiste en que las personas mayores, generalmente tras enviudar, carecen de recursos suficientes para encender la calefacción en invierno, pagar la luz o comer tres veces al día.

Madrid necesita un cambio

Ámsterdam es la única ciudad del estudio en la cual la distancia entre ricos y pobres se ha reducido. No hay estigmatización en los barrios según el estrato social y se debe a la acción de políticas sociales, especialmente de vivienda.

Madrid se ha fracturado. Zonas como Chamartín, Salamanca o Retiro son inaccesibles para la gente de menos nivel económico. Además, el Ayuntamiento de la capital, con sus políticas exclusivas, impide que la gente de menor poder adquisitivo escale en su estrato social, es decir, si eres pobre, lo vas a ser siempre o casi siempre.

La desigualdad social inherente a la capital española se asemeja más a la de una ciudad en vías de desarrollo que a la de una desarrollada. Las políticas públicas del PP han tenido como consecuencia que en un rango de 15 kilómetros cohabiten diferentes tipos de sociedades muy distintas entre sí.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.