.
.

Accidente del avión ruso: ¿atentado terrorista o fallo técnico?


avión ruso

Miguel Ángel Rodríguez Rodríguez – Madrid 06/11/2015

El pasado sábado un accidente aéreo dejaba 224 muertos en la zona del Sinaí egipcio tras explotar un avión que viajaba desde Sharm el Sheik a San Petersburgo. Actualmente se están revisando las cajas negras del avión para poder descubrir cuál fue el problema que provocó semejante tragedia.

Tras apenas 23 minutos de despegar de Sharm el Sheik, ciudad turística egipcia con una gran afluencia de ciudadanos rusos, el vuelo KGL 9268, de la compañía Metrojet, desaparecía de los radares para acabar desintegrándose. El Airbus A-321, tras dieciséis años de vuelo, acabó dividiéndose en dos en el aire, como se supone por los restos esparcidos por un perímetro cercano a los ocho kilómetros de largo y cuatro de ancho.

radar avión ruso

¿Qué ocurrió para que el avión cayese?

Debido a la situación geográfica en la que ocurrió el accidente, una zona controlada por el Estado Islámico, la primera hipótesis que barajaron los medios y el gobierno ruso fue un ataque terrorista. Esta idea se veía refrendada por el video publicado por el EI, en el cual, la rama del Estado Islámico emplazada en el Sinaí reivindicaba el atentado. Los terroristas aseguraban que se trataba de una represalia por los ataques rusos en Siria contra los yihadistas.

Sin embargo, tras los primeros análisis de los restos por parte de los investigadores rusos y egipcios se descartaba esta opción. El principal argumento de la policía científica de ambos países era la incapacidad del Estado Islámico de alcanzar un avión que volaba a 10.000 metros de altura ya que solo poseen misiles de corto alcance. Este argumento ha sido apoyado por un alto funcionario de Estados Unidos citado por la NBC News que asegura que un satélite de su país detectó un destello de calor cuando el avión se estrelló. Además, asegura que si se hubiera lanzado un misil habría sido detectado por el satélite debido a la gran cantidad de calor que desprende.

El pasado lunes, tras haber descartado la hipótesis terrorista, la aerolínea Metrojet rechazó la posibilidad de que el accidente estuviera provocado por un error técnico o humano, dejando, únicamente, la posibilidad de la explosión de un artefacto en el interior del avión. La agencia de noticias rusa Tass, aludiendo a una fuente de la investigación, ha revelado que se hallaron “elementos que no formaban parte del avión” entre los restos del accidente.

restos avión

Las cajas negras del avión serán de vital importancia para intentar despejar algunas de las incógnitas que hay detrás de este accidente. Según una fuente no identificada citada por Interfax, tras el primer análisis de una de las dos cajas negras, la grabación de voz de la cabina no muestra nada inusual hasta cuatro minutos antes del incidente. Sin embargo, añade que “en el momento anterior a que el aparato desapareciese de los radares se registraron sonidos que no son característicos de un vuelo normal.” Richard Quest, experto en aviación de la CNN ha asegurado la alto posibilidad que existe de que “las cajas negras nos digan la causa de porqué este avión desaceleró de repente y tan rápido.”

David Cameron, Primer Ministro de Reino Unido, anunció durante el pasado miércoles la decisión de aplazar todos aquellos vuelos que saliesen desde la provincia del Sinaí y desviar todos aquellos que cruzaran por encima. Esta decisión vino acompañada por la hipótesis, propuesta por Cameron, de que el avión fuese derribado por un artefacto explosivo. Este anuncio ha causado estragos en Egipto, que intentaba convertirse en un gran destino turístico. El Presidente egipcio, Abdel Fattah el-Sisi, ya había dicho el lunes en la BBC que “la propaganda según la cual el avión se estrelló por culpa del Estado Islámico solo es una manera de hacer daño a la estabilidad y a la seguridad de Egipto.”

Partes involucradas en la investigación

Debido a que el accidente tuvo lugar en Egipto, es competencia de la policía nacional el descubrir las razones de la caída del vuelo KGL 9268. Aun así, el Presidente egipcio, Abdel Fattah el-Sisi, aseguró a Vladimir Putin, su homólogo ruso, “la más amplia participación de expertos rusos en la investigación.” Pero estos no serán los dos únicos países que se vean involucrados en la investigación, ya que expertos en aviación franceses y alemanes acudirán al lugar del incidente debido a que el avión fue construido en estos países. Por último podría verse involucrado Estados Unidos si se detectase que el problema que sufrió el avión estuviera en los motores, fabricados en este país.

Los cuerpos de los viajeros fueron trasladados durante el pasado lunes y martes a San Petersburgo para ser identificados. Según informó el vicegobernador de San Petersburgo, Igor Albin, treinta y tres cadáveres habían sido identificados hasta el miércoles, gracias a las muestras de ADN y han sido entregados a sus familias.

Y, si por el momento, no podemos achacar a nadie en concreto la autoría de este terrible incidente, esperemos que no se descubra que fue un atentado terrorista, pues una vez más demostraría la bajeza de la especie humana. Hoy en día, en todo el mundo, hay miles de personas sufriendo las injusticias provocadas por otros, algo que nunca debería ser.

Fuente de la imagen: AFP




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.