.
.

El Parlament sigue adelante con la declaración independentista pese a la decisión del TC


junqueras-mas-romeva

Jaime Llinares Taboada – Cracovia 12/11/2015

El Tribunal Constitucional ha suspendido la proposición y advertido a la Mesa de la Cámara catalana, el secretario y los miembros del Gobierno en Funciones de que serán responsables de cualquier acción derivada del texto de inicio del proceso de creación de la República Catalana, aprobado el lunes con los votos a favor de Junts pel Sí y la CUP. Además, la organización anticapitalista ha rechazado dos veces investir a Artur Mas como presidente, por lo que, si no hay acuerdo antes de dos meses, las elecciones catalanas tendrán que repetirse.

Semana de vértigo en Cataluña. El lunes, los diputados de Junts pel Sí (CDC + ERC) y de la Candidatura d’Unitat Popular aprobaron el texto en el que se proponía el inicio del proceso de creación de la República Catalana independiente de España y en el que se animaba al Parlament a ignorar los recursos que pudiese presentar el Tribunal Constitucional. PSOE, Ciutadans, Catalunya Sí que es Pot y PP votaron en contra.

La decisión fue criticada por amplios sectores de la sociedad. Unánimemente, los diputados de PP, PSOE y Ciudadanos presentaron un recurso ante el Tribunal Constitucional. El Gobierno de España lo hizo al día siguiente, tras celebrar un Consejo de Ministros extraordinario. Hasta el momento, el ejecutivo de Mariano Rajoy no ha dado ningún paso más. La dirección nacional de Podemos, al igual que la coalición Catalunya Sí que es Pot, se muestran partidarios de la celebración de un referéndum, pero no de una declaración unilateral de independencia por parte de dos grupos políticos que, aunque suman mayoría de diputados en la cámara catalana, no consiguieron más del 50% de los votos.

La postura de los independentistas es la siguiente: Ante la prohibición del gobierno central de la posibilidad de celebrar un referéndum en Catalunya acerca de la independencia, las elecciones autonómicas tuvieron carácter plebiscitario. Es decir, los catalanes que votaban a Junts pel Sí o la CUP sabían que estaban votando sí a la secesión. Por lo tanto, consideran que su mayoría en el Parlament les da legitimidad democrática para iniciar el proceso.

El TC suspende la proposición del Parlament

El Tribunal Constitucional admitió el miércoles, por unanimidad de todos sus miembros, el recurso del Gobierno para suspender la declaración independentista. De esta forma, a los 21 cargos que forman la Mesa de la Cámara que preside Carme Forcadell, incluido el secretario, y el Gobierno en Funciones, “se les advierte de su deber de impedir o paralizar cualquier iniciativa que suponga ignorar o eludir la suspensión acordada, apercibiéndoles de las eventuales responsabilidades, incluida la penal, en las que pudieran incurrir.” Sin embargo, la decisión no respeta la petición del Gobierno de Rajoy de apercibir a las personas indicadas sobre la suspensión en funciones. Esta resolución ha sido entregada personalmente a cada uno de los 21 cargos catalanes.

La respuesta de la Generalitat no se ha hecho esperar. La vicepresidenta del Govern, Neus Munté, asegura que ellos siguen considerando válida la proposición de independencia: “La voluntad política es tirar adelante con el mandato del Parlament y la resolución aprobada el lunes”, cumpliendo con lo que el texto animaba a hacer: desobedecer al Tribunal Constitucional o, como prefieren decir los independentistas, “obedecer al mandato democrático del pueblo catalán.”

La CUP impide dos veces la investidura de Mas

Pese a que JxSí y la CUP siguen defendiendo la legitimidad de la proposición, lo cierto es que un acontecimiento paraliza el siguiente paso de la independencia catalana: aún no se ha aprobado la formación del nuevo gobierno porque Junts pel Sí necesita el apoyo de la CUP para tener la mayoría necesaria y la formación anticapitalista rechaza que Artur Mas sea de nuevo President.

En los dos primeros debates de investidura, celebrados el martes y el jueves, la candidatura del actual presidente en funciones fue rechazada, pese a que Mas había ofrecido, tras el primer “no” de la CUP, la creación de una triple vicepresidencia catalana con los nombres de Oriol Junqueras, Neus Munté y Raül Romeva (el President que querían las CUP), y el compromiso de someterse a una cuestión de confianza al cabo de diez meses.

Ahora ambos grupos políticos tienen dos meses, hasta principios de enero, para ponerse de acuerdo, ya que en ese momento se acaba el plazo para celebrar un tercer debate de investidura. En caso de que siguiese sin aprobarse la investidura de un nuevo gobierno, se tendrían que celebrar otras elecciones en Cataluña.

Fuente de la imagen: www.libertaddigital.com




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.