.
.

El ultraderechista Frente Nacional se posiciona como el principal partido francés


AppleMark

Jaime Llinares Taboada – Cracovia 11/12/2015

La formación que lidera Marine Le Pen fue el partido más votado (30,6%) en la primera vuelta de las elecciones regionales del país galo, las últimas antes de las presidenciales de 2017. Los republicanos de Sarkozy, con un discurso más derechista que nunca, se quedan con el 27% de los apoyos. Los socialistas fueron los grandes perdedores de los comicios, ya que, pese a estar en el poder en 21 de las 22 circunscripciones, ahora tan sólo tienen opciones de gobierno en tres de las trece actuales regiones metropolitanas.

Francia ha consumado el pasado domingo su giro hacia las ideas de ultraderecha. Tras la primera vuelta de las elecciones regionales celebradas el pasado domingo 6, el Frente Nacional se consolida como el partido con más apoyo ciudadano del país. Marine Le Pen ha conseguido que una formación xenófoba acapare los votos de franceses de todas las edades y clases sociales. Su estrategia, que pasó por echar a su padre del partido, ha conseguido que lo que antes era una aberración política ahora sea visto como un grupo más del panorama francés

“Esta votación confirma lo que apuntaban las previsiones pero los analistas no querían admitir: el Frente Nacional es el primer partido de Francia pese a su escasa representación parlamentaria”, así de contundente celebraba Marine Le Pen los resultados. Efectivamente, el FN logró más papeletas que nadie, el 30,6%, siendo la opción más votada en seis de las trece regiones metropolitanas en liza.

En segundo lugar quedaron Los Republicanos del expresidente Nicolas Sarkozy, con un 27% de los apoyos. Este partido, de orígenes moderados, ha sufrido un proceso de reconversión al derechismo tras los atentados terroristas del mes pasado en París. Con el objetivo de competir por los votos del Frente Nacional, han llegado a proponer la creación de centros de internamiento para los 4.000 fichados por terrorismo que hay en Francia.

Sin lugar a dudas, el gran perdedor de la jornada fue el Partido Socialista del presidente François Hollande, que tan sólo pudo reunir el 22,7% de los votos totales. Los partidos de izquierda acudieron divididos a estos comicios, y los franceses se lo hicieron pagar retirándoles su apoyo. De las 21 de 22 circunscripciones que controlaban hasta ahora, tan sólo se quedarán con dos o tres de las 13 actuales.

Fuente de la imagen: Polskie Radio




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.