.
.

Un comienzo de año golpeado por el terrorismo


pakistan

Ana Belén Ramos Delgado – Madrid 22/01/2016

Un grupo de hombres armados irrumpió el martes en la Universidad de Bacha Khan, situada al noroeste de Pakistán, que avanzaban abriéndose paso entre disparos, dejando así  21 muertos según fuentes oficiales

Según el testimonio de varios testigos, los atacantes se abrieron paso a tiros hacia el interior del recinto, primero atacando a los miembros de seguridad con Kalashnikovs y granadas, y posteriormente, disparando a las personas que se encontraban en la residencia de chicos, la cual tiene una capacidad para 3000 alumnos. El balance oficial es de 21 muertos, la mayor parte estudiantes, aunque también miembros de seguridad del recinto y profesores.

El ataque duró varias horas, hasta que las fuerzas de seguridad paquistaníes lograron abatir a los agresores, con todo un despliegue de francotiradores y helicópteros en la zona.

El centro universitario estaba atestado de gente debido a que, además de los alumnos, había 600 invitados a un evento en memoria de la muerte del activista Khan Abdul Ghaffar Khan, el cual se opuso en la década de los 80 a la resistencia islamista a la Unión Soviética.

A pesar de que el portavoz oficial del Movimiento de los Talibanes en Pakistán, o TTP,  Mohammad Khurasani, desautorizase el atentado calificándolo de “anti-islámico”, se responsabiliza del ataque a uno de los grupos talibanes del TTP que opera en la provincia de Khyber Pakhtunkhawa. Así lo confirmó su líder, Umar Mansoor, quien corroboró que el atentado se había realizado como respueta a la ofensiva militar del Ejército pakistaní contra sus propias fronteras a fin de mantener la seguridad en el interior del país.

El atentado estremeció al país por su recuerdo aún reciente de la matanza ocurrida en 2014, donde 134 personas, la mayoría estudiantes, murieron en una escuela de Peshawar, situada a tan solo 50 kilómetros de Bacha Khan.

Un poco más reciente fue el atentado suicida ocurrido en Madan frente a un organismo gubernamental en diciembre del pasado año, que dejó un total de 20 muertos y 50 heridos.  A pesar de sus declaraciones contradictorias, estos atentados que han manchado de sangre las calles de Pakistán han sido atribuidos a las distintas facciones de los talibanes paquistaníes.

Un nuevo año cargado de violencia

Bagdag (Irak)

Una oleada de atentados ocurrida el 11 de enero en la capital iraquí estremecen al mundo, y dejan un total de 50 fallecidos. Entre ellos, un atentado suicida atribuido al ISIS, dejó 18 muertos en un centro comercial situado en un barrio de mayoría chií. Pero no fue el más sangriento, puesto que este mismo día, otra bomba estalló en una cafetería situada al noreste de Bagdag, dejando una veintena de fallecidos y decenas de heridos, en un país sacudido no solo por la violencia del Estado Islámico, sino también por los conflictos armados entre suníes y chiíes que no dan tregua a una ciudad en ruinas.

Yakarta (Indonesia)

El ataque tuvo lugar en el centro de la ciudad el 14 de enero de este año, donde un grupo de milicianos hizo explotar dos bombas en el corazón de Yakarta, disparando a los viandantes. Las calles se convirtieron en un auténtico campo de batalla entre las fuerzas de seguridad y los terroristas, hasta que finalmente fueron abatidos. El balance fue de siete muertos y una veintena de heridos. El ISIS asumió la autoría del atentado.

Estambul (Turquía)

Una bomba en la plaza de Sultanahmet, situada en el casco antiguo de Estambul causa 10 víctimas mortales y 15 heridos. El supuesto autor del ataque, ha sido identificado como miembro activo del Estado Islámico, que no hace sino probar el filtramiento de la guerra en Siria dentro de las fronteras de Turquía. Todas la víctimas fallecidas en este atentado tenían nacionalidad extranjera.

Este nuevo año ha comenzado sus primeras páginas manchadas de sangre sin dar un solo respiro a la paz, especialmente en África y en el Sudeste Asiático, con 11 atentados en menos de un mes, 3 de ellos especialmente masivos y violentos. El balance inicial de fallecidos por atentados terroristas en 2016 es de cerca de 140 muertos, y aún sin expectativas de un posible freno a estos ataques que día a día, se cobra la vida de personas inocentes.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.